viernes, 2 de abril de 2010

La Bamba

Hollywood siempre ha sido aficionado a la confección de «biopics» de figuras de la música, y si funcionó con artistas de la talla de Cole Porter, Glenn Miller o Billie Holiday,por citar tres al azar, tenía que hacerlo forzosamente con figuras de la nueva música, el rock, cuyos aficionados constituyen un amplio sector del público potencial.

Taylor Hackford empezó, tras el gran éxito comercial de NOCHES DE SOL a preparar una película sobre un personaje que le interesaba: Ritchie Valens.

No era la primera vez que Hackford se acercaba al mundo del Rock, aunque su película EL TIEMPO DEL ROCK'N ROLL había pasado prácticamente desapercibida excepto para un núcleo de aficionados fieles. La producción se inició a partir del guión escrito por Luis Valdéz quien al final se haría cargo de la dirección mientras Hackford asumía las tareas de productor consiguiendo llamar la atención de la Columbia.

El argumento se centraba en los últimos meses de la vida de Ricardo Valenzuela, más conocido como Ritchie Valens. En la California de 1957, Ritchie Valens acababa de cumplir dieciséis años, vivía con su madre Connie cerca de la frontera mexicana y su actividad musical consistía en dar conciertos en los graneros y en las granjas de los alrededores, en los que irregularmente había trabajado. Sueño de todo principiante, fue escuchado por un productor, el avispado Bob Keene, que se lo llevó a un estudio de grabación de Los Angeles.

Allí Valens grabaría su primer disco, del que surgiría con fuerza su primer éxito, la canción «Donna», pero sería con el segundo y la canción «La Bamba» donde alcanzaría el estrellato de una manera fulgurante. Cuando era un número uno llegó la tragedia. El 3 de febrero de 1959, tras intervenir en un concierto, el avión en el que viajaba se estrellaba en medio de una tormenta de nieve en la frontera de los Estados de Iowa y Dakota. Viajaban con él otros dos músicos: Big Booper y el extraordinario Buddy Holly, que se hallaba en la cima de su carrera y de su popularidad; fue un accidente trágico que iba a acrecentar sus leyendas.

El film describe el ambiente, la familia y la escuela, la muchacha que inspiró la canción «Donna», su compañera de Instituto y da también algunas pinceladas sin profundidad, de la vida de la comunidad mexicana de los Estados Unidos. Por otro lado, y ahí reside el mayor interés de la película está la música y sobre todo la hábil mezcla de la cultura popular mexicana, de la que fue extraída «La Bamba», con la música que había entrado con tanto ímpetu en la vida de todos los jóvenes: el Rock'n Roll.

Valdéz y Hackford no pudieron utilizar las grabaciones originales de Ritchie Valens por el mal estado en que se encontraban, pero fue un dilema que se transformó en suerte y así la banda sonora corrió a cargo del grupo «Los Lobos», que si bien se llaman herederos de Valens, lo cierto es que con su música, de una extraordinaria calidad, han conseguido avanzar mucho más que lo meramente esbozado por el malogrado Valens.

También fue un acierto pleno la elección del joven Lou Diamond Philips para encarnar a Valens. Este joven actor encontró la oportunidad de su vida y supo aprovecharla, tanto cuando explotaba la vena meramente juvenil como los momentos de intensidad dramática. El reparto comprendía también a Essai Morales, Rosana De Soto y Elisabeth Pena, aunque sus papeles quedaba notablemente disminuidos en beneficio del protagonista y por la presencia de la música de «Los Lobos», bien en música compuesta por ellos, en la de Valens, o en la espléndida música adicional debida a Carlos Santana y Miles Goodman.

A título anecdótico cabe citar que con anterioridad se había realizado un «biopic» de Buddy Holly, en el que lógicamente Valens sólo aparecía de refilón, y que no constituyó precisamente un éxito de crítica y a diferencia de ésta, fue un éxito de taquilla y público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada