Mamíferos que conquistan el aire

Los únicos mamíferos auténticamente voladores son los murciélagos. Tienen alas, propiamente dichas, que baten como las de las aves. Sin embargo, un selecto grupo de animales puede planear en el aire. En él se incluyen las zarigüeyas y ardillas voladoras, además de los dermópteros.

Los tres animales citados son arborícolas que se lanzan al aire desde las ramas superiores de árboles altos. Su descenso al suelo, a un tronco o a una rama más baja se desacelera gracias a un delgado colgajo de piel, situado a los lados del cuerpo y generalmente unido a las patas delanteras y traseras. Mientras pasean en los árboles, el ala está plegada y oculta; esto impide que se enganche o se desgarre en las ramas. Cuando llega el momento de lanzarse al aire, el animal extiende las patas y el colgajo se transforma en una tensa membrana de planeo cubierta de pelo, que funciona como paracaídas.

En los tres animales surgió este singular método de vuelo por las mismas razones: escapar de los depredadores y buscar alimento. Sorprende que no estén emparentados en modo alguno; en cada uno se desarrolló el mismo recurso de manera independiente.

Las zarigüeyas voladoras de los bosques australianos son marsupiales, al igual que los canguros y koalas. Llevan a las crías en una bolsa, incluso al planear. Su cuerpo y cabeza miden de 13 a 48 cm de largo, mientras que la cola tiene casi la misma longitud. De las nueve especies de zarigüeyas voladoras, la de mayor tamaño puede planear ininterrumpidamente hasta 100 m.

Son 35 las especies de ardillas voladoras, todas ellas arborícolas; su cuerpo y cabeza miden de 7 a 60 cm de longitud, lo mismo que la cola. Las más grandes llegan a planear por 100 m. La mayoría vive en bosques tropicales de Asia; una más habita en Finlandia y Rusia, y otras dos, en América del Norte y Central.

Marcas de planeo
Los dermópteros, llamados con anterioridad lémures voladores, tienen cuerpo y cabeza de 36 a 42 cm, cola de 18 a 28 cm de largo, y membrana planeadora más grande que las de zarigüeyas y ardillas voladoras. Esta membrana, que va desde el cuello hasta la punta de la cola a través de los codillos y las rodillas, les permite alcanzar verdaderas plusmarcas de planeo de 135 m. o más.

Son dos las especies de dermópteros: una habita en las islas Filipinas y la otra en el Sudeste Asiático. Ambas viven en bosques tropicales, plantíos de caucho y cocotales.

  • Las ardillas pueden caer desde grandes alturas sin lesionarse. Se observó a una caer 180 m en picada desde un árbol hasta el suelo sin lastimarse, gracias al largo pelaje de sus patas y su cola. Al abrir las patas y parar la cola, se desacelera un poco el descenso del animal.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario