viernes, 7 de mayo de 2010

13 mitos sobre los vegetarianos

Para desgracia de los carniceros y todos aquellos que se dedican al negocio de las carnes (y no me refiero a las revistas para caballeros), no cabe duda que ahora es mucho más fácil ser vegetariano. Los productos de soya, los restaurantes especializados o que al menos ofrecen opciones para los que no comen carne y la difusión en general de ésta forma de vida, propician la adhesión de más gente. Los defensores del bistec aseguran que el vegetarianismo es la forma más sencilla de volverse anoréxico, sin embargo, aunque algunas personas que se ponen a dieta consumen solamente lechuga, en realidad el régimen a base de vegetales no representa ningún peligro para la salud si se le sabe combinar con cereales y leguminosas.

Existen falsas creencias acerca de la gente que es vegetariana, pero ¿cuáles son ciertas? He aquí algunos de los mitos más comunes sobre este tema.

Mito 1.- Comer carne roja le hace daño al organismo.

Todos los alimentos que le brindan nutrientes al cuerpo son necesarios, pero si se comen en demasía, hacen daño. La carne roja es buena porque tiene nutrientes, sobre todo vitamina B (esencial para la gente con anemia o cuando se está en etapa de crecimiento), y debe consumirse tres veces a la semana.

El consumo excesivo de carne (ya sea pescado, pollo, insectos, res o bovino), puede causar problemas de salud. Sin embargo, la carne roja tiene más grasas saturadas en comparación con el pescado y el pollo (sin piel). Si se ingiere mucha, se puede llegar a tener problemas de aumento de colesterol, aunque es cierta que es una fuente de hierro hemínico de absorción inmediata.

Mito 2.- Los vegetarianos son delgados.

No todos, hay obesos, y muy obesos. Los vegetales, verduras, leguminosas, granos y todo lo que sale de la tierra es lo que consumen los vegetarianos; el exceso de algunos de éstos, pueden hacer que la gente gane peso. Ser vegetariano no implica ser delgado. Eso va en función de que se haya llevado una dieta adecuada a las condiciones físicas propias y al gasto energético.

Mito 3.- Los que comen carne son gordos.

No, tal vez tengan problemas de colesterol si no comen suficientes verduras y su estilo de vida es sedentario. Pero en sí, comer carne no engorda. Los que son gordos lo son porque comen de más, ya que no gastan la energía y no hacen ejercicio. Tal vez existan menos casos de gordura entre los vegetarianos, porque la razón por la que optaron por este tipo de alimentación seguramente les dicta una disciplina de vida, entonces tienden a ser delgados.

Mito 4.- Los que comen carne tienen más problemas de salud que los vegetarianos.

Depende de la forma en que se coma la carne; si se fríe, capea, empaniza, se le prepara a la crema o a la mantequilla, eso es lo que va a acarrear problemas de salud, no el consumo de carne por sí mismo. Visto desde afuera se puede decir que van a tener problemas diferentes. Tal vez un vegetariano estricto va a tener complicaciones para la adquisición de ciertos minerales, como el hierro o algunas vitaminas del complejo B, pero no va a presentar problemas de colesterol porque no consume carnes o grasas saturadas como los que sí ingieren carne. Sin embargo, si se guisa con manteca, sí se van a tener problemas de colesterol aunque sean vegetarianos.

Mito 5.- No es necesario comer carne.

Sí lo es, sobre todo para los que están en crecimiento, las mujeres embarazadas, los que hacer ejercicio o están enfermos. Pero no hay que comerla frita, mejor asarla. Hay determinadas etapas en el desarrollo del ser humano cuando sí hay que comerla. Sobre todo en el crecimiento y durante el embarazo. Hay grupos religiosos y ecologistas que la evitan, pero si tienen una dieta equilibrada no deben tener ningún problema.

Mito 6.- No es indispensable comer frutas y verduras.

Sí lo es, porque es el único grupo que va a aporta vitaminas y minerales o nutrimentos al cuerpo.

Mito 7.- Comer sólo verduras hace daño.

No, nunca hace daño comer sólo verduras, además, si se consumen crudas y de hojas verdes, mucho mejor. Lo que se implica es que hay que ingerir una dieta desequilibrada, hay que tener un aporte de total energía, que debe estar formado por proteínas, hidratos de carbono (los de cereales y tubérculos) y lípidos (proteínas de origen animal y vegetal).

Mito 8.- La gente que le gusta la carne cruda es violenta.

Se dice que es así, pero no porque consuma la carne cruda, sino porque su organismo está en desequilibrio metabólico, ya que ésta aporta sustancias tóxicas al organismo, y tal vez por este desajuste, su carácter se torne violento. Además, también hay vegetarianos violentos que no la comen ni cocida ni cruda.

Mito 9.- Los vegetarianos son más sanos.

Por lo regular no es así, y menos si se es niño, porque no tienen vitamina B suficiente. Esta deficiencia pueden sustituirse si se toman suplementos vitamínicos. Pero en términos generales hay una tendencia bastante fuerte de personas que deciden llevar un régimen vegetariano u ovo lacto vegetariano para tener una mejor salud.

Mito 10.- Es lo mismo comer carne de res, que de Puerco, pollo, cordero y pescado.

No, porque el pollo no es carne roja y no tiene tantas toxinas. La de puerco es la que más toxinas tiene porque el cerdo no transpira, entonces éstas se quedan en su carne. Se tarda 148 días en desintoxicarse de ésta.

La carne aporta principalmente proteínas, también grasa y algo de hidratos de carbono, y algunos nutrimentos como el hierro (sobre todo las carnes rojas). Pero desde ese punto de vista, sí, la carne —cualquiera que ésta sea— aporta la misma cantidad de proteína. Las diferencias se van a encontrar en la grasa, que va a ser diferente en cada una.

Por ejemplo, la de las carnes de res y cerdo es muy saturada (y no muy buena para el organismo); en cambio, en la del pescado se aprecian más aceites que grasas. En las aves es muy importante quitar el pellejo porque ahí está la grasa que puede causar problemas si se le come con frecuencia.

Mito 11.- Los vegetarianos no tienen acné.

Sí pueden tenerlo, porque eso depende más del desarrollo del niño y adolescente que de lo que se esté comiendo. Hay teorías que dicen que la ingestión de grasa no provoca más propensión al acné, y no hay que olvidar que el éste es una infección de la piel, y padecerla o no, va a depender en gran medida de la limpieza que se tenga.

Mito 12.- Dejar de comer carne aumenta el deseo sexual.

No, al contrario, los vegetarianos tienden a tener disminuido la libido. Mientras se consuma grasa de calidad, se va a tener colesterol sano o dentro de los límites y, por lo tanto, las hormonas van a ser óptimas. Se puede decir que a falta de éstas, que se hacen con la grasa buena (como la de la carne roja, nuez, aguacate, almendras), disminuirá la el deseo sexual. Aunque no hay suficientes investigaciones científicas al respecto,

Mito 13.- Ser vegetariano es garantía de una mejor calidad de vida.

No, porque la calidad de vida se deriva de comer los nutrientes necesarios para el organismo. Si alguien es vegetariano porque no tiene otra cosa que comer, no va a tener calidad de vida. Si una persona no tiene satisfechos otros renglones dentro de su desarrollo, no puede hablarse de calidad de vida.