miércoles, 19 de mayo de 2010

Atrapado por los trucos del supermercado

Al cliente, lo que pida.. y lo que no pida también. La mayoría de las personas, sobre todo en las áreas urbanas, realizamos nuestras compras para el hogar en los grandes supermercados, donde siempre se ofrece una tentadora variedad de productos que nos incitan a comprar de más. A esto se suman las estrategias que usan esas cadenas para presentar y promover la mercancía que venden, toda una ciencia tras bambalinas que busca ofrecerle al consumidor la mejor escenografía, y, con ello, una invitación a comprar, comprar y comprar.

Actualmente, en muchos supermercados la administración de espacios es un proceso asistido por computadora que permite monitorear qué se vende mejor y lo que necesita ser expuesto más o menos para llamar tu atención. No es casual que, para comprar alimentos básicos como carnes y lácteos, tengas que recorrer, de ida y vuelta, pasillos donde se exhiben otros artículos de menor demanda, pero que se te podrían amolar.

En tu próxima visita a la tienda es bueno que estés consciente de las tácticas que usan los supermercados para que termines llevándote ese producto que ni siquiera buscabas.

El ofertón

En el almacén frecuentemente encontrarás anuncios que promueven las ofertas del día, a veces con descuentos mínimos o incluso inexistentes.

También es muy probable que te topes con los stoppers, esos cartelones insertados entre los anaqueles que contienen la mercancía rebajada, con un precio que puede resultarte muy atractivo y ayudarte a olvidar que aún tienes suficiente en tu alacena.

Deseo a primera vista

El vendedor está familiarizado con el impulso de compra del consumidor. Por esta razón casi siempre la parte central de los anaqueles, más o menos a la altura de tus ojos, te va a ofrecer lo que la tienda quiera venderte, sin importar lo que tengas previsto comprar. Ahí, por ejemplo, para garantizar que notes su presencia, se colocan generalmente todos los productos de marca propia.

Muerde el anzuelo

Los "productos ancla" son los que el proveedor sabe muy bien que ya están posicionados en la mente del consumidor. Una estrategia de ventas muy extendida consiste en colocar junto a ellos mercancía similar de buena calidad, pero a un precio inferior, con el fin de promoverla.

Te tenemos ubicado
Otro de los puntos de venta más atractivos y solicitados por los proveedores son las cabeceras de los anaqueles que dan a los pasillos. En ellas se colocan de manera vistosa los productos a vender, acompañados de enormes y coloridos letreros. Esta exhibición masiva de una sola mercancía produce un mayor impacto visual, en comparación con la parte central del anaquel donde el artículo tiene que competir con otros.

Ahora ven aquí

En cualquier supermercado existe lo que se conoce como "puntos fríos", que son aquellas zonas poco visitadas por el consumidor promedio, como pueden ser las áreas de mueblería, jardinería, regalos, mercería o deportes. Cercanos a éstas se colocan casi siempre los productos de alto consumo; así, mientras vas en su búsqueda, quedas expuesto al resto de la mercancía que ofrece la tienda, y quizá se te antoje algo.
Las tarimas ubicadas en el centro de los pasillos son otro punto importante para captar tu atención: por eso suelen contener artículos que a la tienda le interesa vender pronto.

La última y nos vamos

Los sitios próximos a las cajas están pensados para que el consumidor haga compras de impulso. Los proveedores codician estos puntos pues es muy probable que se te "pegue" un producto al último momento, mientras esperas en la fila.

Nacidos para comprar

Para terminar, es igual de importante lo que sucede afuera del supermercado. Aunque no estés consciente de ello, vives rodeado de anuncios publicitarios, sólo hace falta que mires a tu alrededor para que lo compruebes.

El bombardeo de la mercadotecnia afecta marcadamente, sin que te des cuenta siquiera, tus decisiones de compra. El 60% de las adquisiciones de abarrotes en América Latina son influidas por la publicidad, y esta contribuye a las decisiones de compra del 85% de las mujeres y el 50% de los hombres.

REGLAS DE ORO PARA COMPRAR MEJOR

  • Hay muchas estrategias que como consumidor puedes poner en práctica para hacer una compra inteligente. Aunque probablemente ya conozcas algunas de ellas, te recordamos las más elementales:
  • Haz una lista: no vayas a la guerra sin fusil. De esta manera te será más fácil no exceder tu presupuesto. Para que tu lista esté completa y no dudes de ella mientras realizas tus compras, asegúrate de revisar tu refrigerador y alacena antes de hacerla; así no comprarás nada que realmente no necesites.
  • No vayas al súper con hambre: barriga llena, bolsillo contento. Si recorres los pasillos de la tienda con hambre, probablemente salgas de ahí con todos esos "antojitos" que no estaban en tu lista.
  • Deja pasar las "grandes oportunidades": respira profundo y cuenta hasta diez. Que no te tomen desprevenido con ofertas y promociones vanas. Antes de caer en la tentación, piénsalo dos veces. Es muy probable que nunca uses ese objeto que de pronto te sientes motivado a adquirir.
  • Limita tu tiempo de compra: a veces menos es más. Entre 30 y 45minutos son suficientes para que pongas en el carrito todo lo que buscabas; recuerda que cuanto más tiempo pases mirando los estantes, mayores son las probabilidades de que compres algo que en realidad no necesitas.
  • Limítate a comprar estrictamente lo que necesitas: no caigas en las trampas de la mercadotecnia. Compra estrictamente lo que lleves en una lista, de ese modo no excederás el presupuesto.

¿Estás seguro de lo que quieres o simplemente te dejas arrastrar por lo que a otros les interesa venderte?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada