Ir al contenido principal

La clave de la escritura cuneiforme

Henry Creswicke Rawlinson contuvo el aliento y se dejó llegar hasta el peldaño más alto. Con la escalera en precario equilibrio sobre la más angosta de las cornisas y un precipicio de 300 m bajo sus pies, no había lugar para errores. Se estiró contra la roca lisa, usó la mano izquierda para apoyarse y sujetar el cuaderno, y con la derecha copió lenta y meticulosamente las extrañas inscripciones.

Día tras día, el inglés se encaramó por la escarpada pared rocosa en Behistún, Irán, para copiar cuanto carácter estaba a su alcance. Cuando ya no podía llegar a las inscripciones y se desesperanzaba de lograr su objetivo, un "salvaje niño curdo" le ofreció ayuda, escaló la peña como un simio y copió el texto.

Docto soldado

Rawlinson, que se trasladó a Irán en 1835 como asesor militar del hermano del Sha, sabía persa, árabe, hindú, griego y latín. También era excelente deportista y soldado. Pocos hombres han estado tan dispuestos a arriesgar la vida en busca de conocimientos como él. Sin embargo, ¿qué hacía de Behistún un sitio tan fascinante?

Las inscripciones en la superficie de la pared rocosa fueron grabadas en una escritura antigua, llamada cuneiforme (del latín cuneus, "en forma de cuña"), que dejó de usarse desde el siglo I. Al igual que el alfabeto latino, los caracteres cuneiformes se emplearon para escribir en diversos idiomas. Rawlinson y algunos otros estudiosos europeos estaban decididos a hallar la clave para descifrarlos.

Se conocían ya algunas palabras del antiguo persa cuneiforme. Textos romanos y persas contenían los nombres de reyes que, al ser identificados en caracteres cuneiformes, sirvieron después para averiguar otras palabras. Pero muchos signos todavía no se descifraban y leer la escritura cuneiforme era como armar un enorme rompecabezas del que faltaban muchas piezas.

En cambio, la inscripción de Behistún contenía los nombres de más personajes y lugares que ningún otro texto cuneiforme conocido hasta entonces. Narraba el ascenso de Darío I al trono de Persia en el año 522 a.C., texto que ayudó a que Rawlinson comprendiera la gramática del persa antiguo. Además tenía una característica singular: estaba escrito en tres idiomas. Una vez entendido en persa antiguo, se descifró en elamita y babilonio. La hazaña de Rawlinson rindió frutos: en 1850, se pudieron leer tres idiomas que al parecer estaban perdidos para la eternidad, y revelaron la historia y la literatura de sus pueblos.

Comentarios

Tal vez te interese:

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor.
¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo al correo pulsodigital@gmail.com
Te invito a que te suscribas a la pagina de Pulso Digital en Facebook, para estar al día con lo aquí publicado. 

Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino.

Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel.
En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha comprobado relación entre la conformación de esta…

El calor que congela

A medida que ascendemos por la atmósfera terrestre, la temperatura no disminuye de forma constante al aproximarse al espacio exterior. Al principio lo hace a un ritmo de 1°C cada 150 m, hasta alcanzar un promedio de —65°C a 18 km. Pero ahí, donde comienzan la estratosfera y la capa de ozono, la luz ultravioleta del Sol transforma el oxígeno en ozono. Esta reacción química produce calor y, por lo tanto, la temperatura se eleva otra vez paulatinamente, hasta alcanzar —3°C a una distancia de 50 km de la superficie de la Tierra. Ahí terminan la estratosfera y la capa de ozono. Más allá, el aire es tan ligero que el efecto del calentamiento ultravioleta es insignificante, y progresivamente se va enfriando hasta los 80 km, donde la temperatura baja a —90°C.
Pero en la ionosfera, que se inicia ahí y se extiende hasta 300 km, sucede un efecto muy extraño. Rayos ultravioleta de pequeña longitud de onda y rayos X provenientes del Sol penetran las moléculas de gas y despojan a los átomos de sus…