jueves, 20 de mayo de 2010

Torsión en el viento

Los tornados pueden arrancar árboles, descarrilar trenes y lanzar por el aire a personas, animales o construcciones pequeñas. En abril de 1880, en Missouri, EUA, una casa fue desplazada 19 km de su sitio. Aunque los tornados pueden causar grandes estragos, su perímetro de acción es reducido y rara vez es superior a 100m. Así, por ejemplo, un tornado puede demoler una casa de un lado de la acera sin dañar la de enfrente.

Breve e intenso

Es difícil saber la velocidad exacta del viento en el ojo de cada tornado, pero se estima que este viento puede llegar a ser hasta de 400 km/h. Sin embargo, los tornados suelen ser efímeros y se desvanecen luego de una o dos horas.

Los tornados más devastadores ocurren en el oeste medio de Estados Unidos. En "Tornado Alley", franja que atraviesa el norte de Texas, Oklahoma, Kansas y Nebraska, cada año se padecen entre 300 y hasta 1,000 tornados, sobre todo en primavera y verano.

Un tornado se produce cuando una corriente alta de aire frío encuentra otra de aire húmedo y caliente que corre en sentido contrario. Al subir el aire más caliente y encontrarse con el frío, el agua que lleva se condensa en lluvia, desprendiendo calor. El aire cálido y seco es succionado hacia arriba, en espiral, y el aire frío de la parte alta desciende por el ojo de la tormenta y se calienta. Entonces éste vuelve a subir rápidamente, dando más fuerza a las corrientes ascendentes, ya de suyo violentas. El aire al girar se comprime hasta convertirse en una columna con forma de embudo cuya velocidad de rotación aumenta a medida que su diámetro se estrecha. Dado que en el interior del embudo la presión del aire es muy baja con respecto al exterior, esta diferencia puede hacer estallar un edificio cuando el tornado pasa sobre él.

Los tornados podrían explicar esas lluvias de peces, ranas y otros animales que se describen en la historia, o cuando menos es la explicación que se da a sucesos tan singulares como el ocurrido en la aldea de Cerney Wick, Inglaterra, en donde en 1987 cayó una lluvia de pequeñas ranas color de rosa.

A pesar de que los tornados pueden atacar en cualquier instante, existen precauciones y medidas preventivas que se pueden adoptar para aumentar sus posibilidades de sobrevivir a la embestida de uno de éstos fenómenos. Cuando se recibe una alerta de tornado, de inmediato se debe refugiar en un sótano o una habitación localizada en la parte más interna de una casa resistente. En áreas propensas a tornados, muchos edificios cuentan con refugios especiales.

Algunos países cuentan con agencias meteorológicas que proporcionan predicciones de tornados e incrementan el nivel de alerta para un posible tornado. Las estaciones climatológicas de radio también proporcionan alarmas cuando se libera una advertencia por clima severo para su área local, aunque este tipo de estaciones de radio se encuentran generalmente sólo en los Estados Unidos.
A menos que el tornado esté a gran distancia y sea visible, los meteorólogos aconsejan a los conductores que estacionen sus vehículos fuera del camino (para no bloquear al tráfico de emergencia), y buscar un refugio seguro. Si no hay uno en las cercanías, colocarse en lo profundo de una zanja es la siguiente mejor opción.

Mitos sobre los tornados

Uno de los mitos más asociados con tornados consiste en que abrir las ventanas reducirá el daño causado por el tornado. Aunque existe un marcado descenso en la presión atmosférica en el interior de un tornado fuerte, es improbable que la disminución de presión sea la suficiente para causar que el inmueble explote. Algunas investigaciones muestran que abrir las ventanas puede en realidad incrementar la severidad de los daños del tornado. Sin importar la validez de esta teoría de la explosión, es mejor invertir el tiempo buscando refugio y no abriendo ventanas. Un tornado violento, de cualquier forma, puede destruir una casa sin importar si sus ventanas están abiertas o cerradas.

Otra creencia es que los pasos elevados en una autopista son un refugio adecuado para tornados. Por el contrario, es un lugar peligroso. En la oleada de tornados de Oklahoma de 1999 del 3 de mayo de 1999, tres pasos elevados de autopistas fueron golpeados por tornados, y en cada una de esas tres localizaciones hubo una muerte, junto con muchas heridos de gravedad. Se cree que el área debajo de los pasos elevados causa un efecto de túnel de viento, en donde se incrementa la velocidad del viento y los desechos que acarrea y que pasan por ahí. En comparación, durante la misma oleada de tornados, más de 2000 hogares fueron completamente destruidos, con otros 7000 dañados, y aun así solamente unas pocas docenas de personas murieron en sus hogares.

Una vieja creencia es que la esquina de un sótano que esté más cerca del sudoeste proporciona la mayor protección durante un tornado. El lugar más seguro, en realidad, es el extremo o esquina de una habitación subterránea opuesto a la dirección en que se mueve el tornado (generalmente la esquina noreste), o una habitación que no sea subterránea pero que esté lo más internamente posible en su inmueble. Refugiarse debajo de una mesa resistente, en un sótano o debajo de una escalera incrementa las posibilidades de sobrevivir aún más.

Finalmente, hay áreas donde la gente cree estar protegida de los tornados, ya sea por un río, colina o montaña de gran tamaño, o incluso por fuerzas sobrenaturales. Se sabe de tornados que han cruzado grandes ríos, escalado montañas y afectado valles. Como regla general, no hay área que esté "a salvo" de los tornados, aunque hay áreas que son más susceptibles que otras.

Curiosidades
  • El 29 DE Mayo de 1986 doce estudiantes fueron succionados por un tornado en el oeste de China, y fueron a parar, sanos y salvos, en unas dunas de arena, a 20 km de distancia.
  • Por lo general, los tornados giran en sentido contrario a las manecillas del reloj en el hemisferio norte, y en el mismo sentido que ellas en el hemisferio sur.
  • El tornado que azotó Sweetwater, Texas, en abril de 1986, sacó de la carretera un auto y le destrozó la ventanilla trasera. Cuando un policía ayudaba al conductor a salir del vehículo, vio en el asiento de atrás un gato empapado, que no viajaba en el auto antes de que iniciara el tornado. Un poco después llegó al sitio del accidente el dueño del gato, quien reclamó a su mascota extraviada.
  • En Estados Unidos se padece un promedio de 708 tornados cada año. En abril de 1974, 148 tornados azotaron 13 estados en tan sólo 24 horas, dejando 315 muertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada