¿Por qué los actores porno no usan condón?

CondónDesde la aparición del sida, las principales compañías dedicadas a la producción del cine pornográfico han implementado el uso del condón y el análisis de detección de anticuerpos VIH como políticas de trabajo que, en teoría, se respetan. Tal medida se aúna a otras normas de seguridad que según advierten los mensajes previos a la película, “han sido omitidas por motivos editoriales”. Por ese mismo proceso, las cintas que presentan escenas sexuales donde los varones no usan condón empiezan a conformar una variedad especial de pornografía, para unos mucho más atractiva; para otros, más bien aterradora.

En los estuches de esas cintas se leen advertencias que fue decisión expresa de los intérpretes el no usar condón. Pero tales filmes son cada vez más escasos, y para quienes gustan de esta variedad, están todas las demás películas que se hicieron antes de la aparición del sida, y que aprovechando la situación, las compañías constantemente reeditan.

No debemos olvidar que el mundo del cine es muy complicado; hay productores que si respetan los códigos establecidos, así como también hay pequeñas compañías que no conocen ningún límite. Sin embargo, se puede afirmar que la mayoría de los actores acatan las nuevas reglas.

A pesar de las regulaciones y el control estricto por el que pasan este tipo de producciones, el mundo del entretenimiento adulto padeció de la zozobra debido a la reaparición de su más letal enemigo: el sida. Después de detectarse dos casos en actores porno, la mayoría de las productoras decidido suspender sus rodajes durante al menos dos meses, el tiempo necesario para comprobar si los dos afectados habían contagiado a algún compañero de rodaje. El riesgo, dada la escasa protección entre los intérpretes es muy alto.

El primer caso, que se dio a conocer en abril de 2004. Darren James, uno de los 6.000 actores porno que trabajan en California, se sometió a los controles que cada tres semanas realiza la Fundación de Cuidado Médico de la Industria Adulta (AIM) a 1.200 intérpretes. Esta organización, fundada en 1999 y líder en protección sanitaria de los actores de pornografía, indica que sólo el 17% de sus agremiados usa protección. Los actores porno cobran entre 200 y 4,000 dólares al día.

La anterior prueba de James, la de marzo, había dado negativo. Tras un rodaje efectuado en Brasil, donde tuvo sexo sin preservativo, se sometió a otro test y dio positivo. James era el primer actor porno en el que se detecta el virus después de un periodo de cuatro años.

Se hicieron sonar las alarmas y se recomendó con urgencia el cese de todas las producciones durante dos meses, petición que reiteró Adult Video News , principal publicación de la industria. Cerca de una docena de compañías decidieron secundarla, aunque no están obligadas a hacerlo por ley. Otras, como Wicked Pictures y Vivid Video, inicialmente anunciaron que seguirían rodando.

Las dos grandes casas productoras de porno de los EEUU, alegaron que su política exige grabar sólo escenas en las que se usen preservativos. Indicaban que sus actores están obligados a realizar pruebas médicas un mes antes de empezar los rodajes.

La AIM, tras comprobar la infección de James, había pedido a los 14 actores que habían trabajado con él en las últimas semanas que se sometieran a las pruebas del sida, que no son obligatorias por ley. Asimismo, lo recomendó a las otras tres decenas de actores y actrices que, a su vez, habían tenido contacto sexual con esos 14. Las pruebas del sida realizadas demostraron que Lara Roxx, una joven de 18 años que rodó escenas con James, estaba también infectada. La lista de potenciales contagiados se multiplicó, mientras el pesimismo cundía en el sector.

Precisamente ésta última actriz, Lara Roxx, se hizo famosa después de que le detectara el VIH. James y Roxx fueron entonces prohibidos de cualquier producción porno en los EE.UU. A finales de abril de 2004, se confirmó que Jessica Dee y Miss Arroyo, después de haber trabajado con James, también dieron positivo para el VIH.

Roxx, comentaba después: "Es totalmente horrible me hizo darme cuenta de cómo confiaba en este sistema que no era de fiar en absoluto, porque es evidente que no funciona". Roxx apareció en reportajes especial, donde cuenta su historia y le indica a los adolescentes que evitar cometer los mismos errores. Actualmente trabaja en varios proyectos relacionados con los acontecimientos de 2004, como la Fundación Lara Roxx, que se ha comprometido a educar al público y la prevención de la propagación del VIH / SIDA.