¿Qué pasaría si dejara de llover?

Es poco probable que esto suceda a corto plazo, ya que alrededor del 90% del vapor de agua presente en el aire procede de los océanos. Para que éste dejara de producirse, tendría que ocurrir un evento catastrófico a nivel solar – se calcula que podría presentarse dentro de varios millones de años -. Sin embargo, una sequía prolongada en cualquier parte del mundo traería consecuencias graves a mediano plazo, aun cuando la lluvia regresara de cierto tiempo. El terreno corre el riesgo de volverse estéril y paulatinamente ocurriría un proceso de desertificación con serias consecuencias para la flora y la fauna terrestres. Sus daños, lógicamente, tendrían impacto en la acción y bienestar humanos. Sin embargo, sería de forma regional y no mundial.