sábado, 26 de junio de 2010

Reciclando los sobres de sal y pimienta

Sal y pimienta
Reciclando los sobres de sal y pimienta
Una de las manías que tenía mi madre, y que nunca entendí, era la de llevarse un montón de sobres de sal, pimienta, servilletas y popotes de los que regalan en los restaurantes. Y como toda manía es contagiosa, a mi de repente me da por imitarla. Y de este modo, poco a poco, un cajón de la cocina se va llenando e sobres y más sobres de sal y pimienta. Y ahí, se hacen viejos y optamos por tirarlas cuando se vuelven demasiados.
Pero se me ocurrió que, no hay necesidad de desperdiciarlos. Me dispuse a abrir cada uno de los sobrecitos y los coloqué en unos recipientes. Al terminar de vaciar todos, trasvase los montoncitos a sus respectivos especieros. Lo curioso, es que la pimienta de los sobres sabe mejor que la que molemos en casa. No se a que se deba pero así es. Precisamente cuando estaba haciendo el lento proceso de romper, vaciar y tirar cada pequeña bolsita de papel fue que llegó mi papá. Y recordó las veces que pasó por la pena de ver a mi madre llevarse docenas de esos paquetitos. En fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada