miércoles, 28 de julio de 2010

Como moderar los gastos sin ser avaros

A todos nos gustaría poder contar con algún dinero extra. Al fin de mes a la mayoría de las personas se les va el dinero del cheque de pago en los gastos y pocas veces pueden considerar el ahorrar. La forma más sencilla de obtener ese dinero extra sin cambiar de forma de vida y sin incurrir en ningún delito es recortando los gastos.

Estos son sólo algunos consejos para ser consientes en lo que gasta el dinero.

Compra genéricos. Si te das a la tarea de analizar y comparar los productos genéricos con los de marca, podrás percatarte de que la única diferencia entre ALGUNOS es la etiqueta o el estuche. Hay que tener cuidado en no comprar sólo por el precio ya que lo barato sale caro si no analizas el producto.

Mantén el congelador lleno. Al comprar alimentos al mayoreo estas asegurando un menor precio y que se consuman en un tiempo relativamente corto; así el deseo de comer fuera de casa, ya que sabes que tienes que acabar con la comida almacenada. Otro punto es que el congelador utiliza menos energía para enfriar si está lleno y eso ahorra dinero en la factura eléctrica.

Compra la primera generación sólo cuando aparezca la segunda. Reten el impulso de comprar siempre lo más nuevo del mercado ya que si esperas un poco podrás obtener ese aparato que tanto llama tu atención por un precio mucho menor. De hecho así es como adquirí mi Ipod de 60 Gb, me costo la mitad de uno nuevo y me ha funcionado de maravilla. Cada que te pique el bicho de gastar, da un paseo por los sitios de subastas.

Compra en el momento justo. Muchos piensan que los trajes de baño serán más baratos en verano y los sweaters en invierno. Tienes que pensar como vendedor para darte cuenta de que los precios de las cosas de temporada son elevados. Aprovecha las ventas de liquidación en ropa y planea la compra de los regalos navideños desde julio. Mi esposa compra los juguetes que sabemos y vamos a regalar en navidad desde inicios de septiembre, ya que ese mes es cuando se gasta en útiles escolares y ninguna tienda eleva los precios de las muñecas y los héroes de acción.

Obedece las señales. Pero no me refiero a las místicas sino a las de tránsito. Si conduces con moderación tendrás un ahorro considerable en combustible, las piezas del auto durarán mucho más tiempo y eso evitará los gastos de reparación prematuros.

Suscríbete. Si de todos modos vas a comprar el periódico o la revista de tu preferencia y no puedes por ningún motivo cortar ese gasto, lo mejor que puedes hacer es suscribirte a la publicación. Dependiendo de la popularidad de la misma, el ahorro en algunos casos será de hasta el 50 %.

Compra en línea. Algunos productos que puedes adquirir por medio de Internet, aun sumando el costo de envío, pueden resultarte más baratos que comprarlos en tu localidad. El único punto a tener presente es la garantía, ya que el costo de alguna pieza o mantenimiento puede ser la ganancia de esa empresa, ojo con eso.

Utiliza los cupones. Pero utilízalos de forma inteligente, no dejes que se convierta en una carnada. Si la tienda te ofrece algún descuento en algún producto, es porque quiere que camines por sus pasillos para ver que más se te antoja. Compra únicamente lo promocionado y sal inmediatamente de ese lugar.

Ahorra en el teléfono. Contrata algún plan ilimitado, o aprovecha la mejor tarifa, todo depende de tu proveedor de telefonía, la mayoría de las telefónicas no anuncia sus tarifas preferenciales a la espera de que la gente lo solicite hasta que se dan cuenta por si solos y cobrar el tiempo que lo ignoraste, cuando pagues la factura pregunta a los dependientes qué planes tienen que ofrecer para disminuir tus gastos.

Conoce tus fechas de pago. En alguna agenda marca todas las fechas de pago: el agua, la electricidad, las tarjetas de crédito; a fin de conocer tus obligaciones y planearlas con mucha anticipación.

Ahora ya podrás contar con pequeño excedente para ahorrar o bien para despilfárralo como te venga en gana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada