lunes, 5 de julio de 2010

¿De dónde vienen las tradiciones que se practican en las bodas?

Las tradiciones nupciales tienen orígenes muy remotos, algunos casi ancestrales, en hábitos y supersticiones primitivos. El término “luna de miel' procede de la antigua costumbre de casarse bajo la luna llena y beber vino con miel durante 30 días para propiciar la buena suerte. El pastel rememora la ceremonia en que se rompía un delgado pan de harina sobre la cabeza de la novia para vaticinar fertilidad (los invitados comían las migajas de la buena fortuna). El toque de los claxons y las latas vacías que arrastran los automóviles recuerdan la creencia de que hacer ruidos durante el casorio alejaban a los malos espíritus. El ramo se arroja para compartir la felicidad con los demás. El velo solía usarse en los matrimonios arreglados entre las familias para ocultar el rostro de la contrayente y evitar (en algunos casos) que el novio se arrepintiera al descubrir lo fea que era. El anillo se coloca en el dedo de la mano, que los griegos creían conectado con el corazón a través de una vena. El arroz invoca la prosperidad. El novio carga a la novia cuando entran a la nueva casa para impedir que se tropiece y traiga la mala suerte. La idea de aventar el liguero es de finales del siglo XIX y significa compartir con los demás el placer de la noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada