martes, 20 de julio de 2010

Doy gracias a Dios de haber nacido católico; así, el sexo siempre será sucio

John Waters (1946), cineasta estadounidense. En 1971 filmó lo que sería, por mucho, el filme más representativo de la escena independiente en los 70: Pink Flamingos. "Un ejercicio de mal gusto", según su propio realizador, fue tachado por la revista New York de ir "más allá de la pornografía", comparado con Un perro andaluz, de Buñuel, y, según cuenta, en una conversación de 'altura' entre Andy Warhol y Federico Fellini, el primero le dijo: "Hay una película que deberías ver en Nueva York: Pink Flamingos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada