viernes, 23 de julio de 2010

¿Por qué algunas personas son totalmente negadas para la música?

Según resultados recientes presentados por la Sociedad de Neurología estadounidense, se debe a un trastorno (raro, por fortuna) del desarrollo cerebral, al que dan el nombre de dismusia. Las personas afectadas jamás aprenden a tocar un instrumento, más aún, son incapaces de distinguir melodías ni las variaciones en la altura del sonido, ni de reconocer si un músico desafina en la ejecución de un pasaje. Es el estado de cosas que describe la fase, habitualmente atribuida a Napoleón, de que «la música es el menos desagradable de los ruidos».

Por lo demás, estas personas no tienen ninguna dificultad para distinguir los ruidos de la vida cotidiana, o recordar las letras de las canciones, o reconocer las voces humanas. Tampoco es que estén peor dotadas de inteligencia ni de memoria. Los científicos parten de la hipótesis de que la dismusia debe originarse en la primera infancia, cuando el cerebro todavía se halla en evolución, y que es de naturaleza similar a los trastornos de lectura y escritura como la legastenia o dislexia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada