martes, 27 de julio de 2010

¿Por qué es costumbre de buena educación esperar a que comience a comer quien preside la mesa antes de hacerlo los demás?

Originalmente, porque en muy lejanas épocas era el rey el que debía iniciar lo que sea para que los demás lo imiten: pararse, sentarse, hablar, comer, casi todo. No sólo era una descortesía olvidar esa norma sino que podía correr serios peligros la cabeza del que no la cumpliera. El principio de autoridad era absoluto. Hasta se llegó, en casos durante la Edad Media, a dejar que fuera el monarca el primero en tener relaciones con una mujer del pueblo que se casaba, y era considerado un honor. Luego, el crecimiento del cristianismo sumó otro elemento: quien preside la mesa -generalmente el padre de la familia- es quien bendice el alimento antes de que los demás se lancen sobre ellos. Luego la costumbre se mantuvo y se mantiene, esperando que quien ocupa la cabecera -otro símbolo de la autoridad alrededor de una mesa- sea la primera persona en comenzar. Y hay que esperar, aunque las papas se enfríen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada