Ir al contenido principal

¿Por qué no es posible romper un huevo oprimiéndolo en sentido longitudinal?

No es completamente exacto que no podamos romper un huevo apretándolo en el sentido de su longitud, pero si es cierto que se necesita realizar un esfuerzo mucho mayor para romper la cáscara si la oprimimos por sus extremos. En parte, eso puede consistir en que la cáscara es más gruesa por los extremos que en el centro, y también en que se halla constituida por hilos y fibras dispuestos en una dirección determinada; pero ésta no es la explicación que lógicamente juzgamos más detallada. Debemos considerar el huevo como formado por arcos. Ahora bien, un arco alto y estrecho es mucho más resistente, en igualdad de circunstancias, que uno muy ancho. Por otra parte, si los estribos de un arco se hallan muy separados, no ofrecen resistencia; en consecuencia, es más fácil separarlos. Cuando oprimimos un huevo en el sentido de su diámetro menor, podemos considerar que está formado por dos arcos muy anchos y, por consiguiente, muy débiles; al apretar, lo hacemos tan sólo sobre el espesor de la cáscara, que es muy poco resistente. En cambio, cuando oprimimos los extremos, tenemos que vencer la resistencia de los arcos mucho más estrechos, y apretamos, no tanto sobre el mero espesor de la cáscara, como sobre toda la extensión longitudinal del extremo a extremo de la estructura del huevo.

Tal vez te interese:

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor.
¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo al correo pulsodigital@gmail.com
Te invito a que te suscribas a la pagina de Pulso Digital en Facebook, para estar al día con lo aquí publicado. 

Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino.

Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel.
En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha comprobado relación entre la conformación de esta…

Cómo organizar los cables de los aparatos electrónicos de forma decorativa