viernes, 2 de julio de 2010

¿Puedes borrar tu identidad y empezar de nuevo?

Ya lo has visto en las películas, una mujer que es abusada, casi de seguro por su marido, y decide huir del lugar donde vive, falsificando una nueva identidad. También es de todos conocidos el caso del infórmate que testificará contra la mafia, y el Programa de Protección de testigos lo reubica junto con toda su familia.

El cambio de identidad y el “empezar de nuevo” es tema común en los libros y en películas, tal vez no es tan recurrente en las telenovelas, pero como no veo telenovelas, realmente no lo se. Entonces, ¿es posible cambiar de identidad en la vida real?

Una respuesta rápida sería que no, no puedes borrar por completo tu identidad en estos tiempos, a menos que el gobierno lo haga por ti. Y es que de hecho, cambiar de nombre de forma legal no es demasiado difícil. También es posible cambiar el número de Seguro Social, pero sólo bajo ciertas circunstancias. Pero incluso haciendo estos cambios el sistema gubernamental aún tendrá los registros que vinculan los datos de tu "nueva" identidad con la "antigua".

Entonces, ¿quién querría borrar su identidad y porqué? Probablemente mucha, pero mucha gente. Tal vez alguien que ha adquirido una gran cantidad de deudas y cree que dicho procedimiento le permitirá escapar de sus acreedores. Lamentablemente, esta no es una solución, ya que se le descubrirá con el tiempo. Puede ser, tal vez alguien que ha sido víctima de abuso o robo de identidad; y para ella es la única opción. Estas últimas son, esencialmente, las dos razones que el gobierno reconoce como legítimas para realizar el cambio de identificación.

Existen servicios en Internet que dicen ser capaces de cambiar tu identidad por completo, y que te proporcionarán la documentación correspondiente. Si investigas un poco, podrás darte cuenta que son en su mayoría estafas. Van a tomar tu dinero y te enviará una identificación falsificada, o tal vez, la misma documentación que le envían múltiples clientes. Durante mucho tiempo, las personas utilizaban éstos documentos falsos sin que las autoridades se percataran de manera inmediata, pero con el uso de registros digitales en casi todas las áreas de la vida cotidiana, es casi seguro que no pasará mucho tiempo antes que descubran que tienes una nueva y falsa identidad.

Lo mejor que puedes hacer, si deseas borrar tu identidad y volver a empezar, es cambiar tu nombre legalmente, mudarte muy lejos, cambiar de profesión, y con ello empezar una nueva vida. Incluso puedes crear de ti mismo un nuevo personaje, vestirte de manera diferente, cambiar el acento y modificar tus patrones de comportamiento.

El primer paso para la creación de un “TU” nuevo, es cambiar el nombre que tus padres te dieron. ¿Por qué seguir con Juan García cuando puede renacer con el nombre que más te plazca? El cambio de alias es completamente legal y muy común. El procedimiento varía según el país e incluso es diferente en cada Estado, por lo que necesitas consultar con tu abogado o en Internet sobre los pasos exactos que debes seguir.

Pongamos un ejemplo. Necesitas llenar una petición para solicitar el cambio. El formulario incluye la razón por la cual deseas cambiar tu nombre. La corte o el juzgado o la instancia legal responsable publican un anuncio en el órgano oficial encargado de dar a conocer los asuntos de interés público, para conocer si alguien tiene una objeción a la solicitud. El documento anterior es sólo un nombre elegante para el periódico o boletín oficial. Si no hay objeciones, se pronunciarán a favor del cambio de nombre. Después, todo lo que tienes que hacer es pagar el costo del trámite y con ello serás oficialmente una persona nueva, es decir, diferente. Si hay alguien que objete la petición, el tribunal o instancia legal escuchará el argumento y, basado en el mismo, tomará la decisión de cambiar o no tu nombre. Después de pagar, emitirá el documento oficial que necesitas para realizar los trámites de cambio de identidad por todas partes: en el banco, el la licencia de conducir, en las tarjetas de crédito, en el seguro y en todas las dependencias oficiales.

Cambiar tu número de Seguro Social es también posible de forma legal, pero se tiene que demostrar que está siendo mal utilizado por otra persona, o que eres víctima de violencia doméstica. Así que, para los efectos de querer simplemente "volver a empezar", no es posible cambiar tu número de seguro social legalmente. Si sufres violencia doméstica, deberás demostrarlo ante la autoridad con los reportes policiacos y las demandas que hayas establecido, y para el caso del robo de identidad, también tendrás que comprobar que has agotado todos los medios por los que has intentado detener al autor de dicho delito.

Deberás tener en cuenta que cambiar tu número de seguro social también puede crear muchos problemas. Toda la información anterior todavía se asociará a tu número antiguo, incluyendo tu historial de crédito. Al no tener historial de solvencia, te será más difícil obtener una nueva línea crediticia. Hacienda y Departamento de Vehículos Motorizados seguirá con la información almacenada en el número anterior. Así que, si cambias tu nombre y tu número de Seguro Social, vas a terminar con un gran lío burocrático creador por ti mismo. Por supuesto, si te vas a ir lejos a comenzar de verdad de nuevo, puede ser que no te importe demasiado. Sólo que no esperes que por el hecho de iniciar una nueva vida, te vas a librar de los problemas de tu vida pasada; ya que, las instituciones establecidas tienen gran poder localización y donde sea que estés, tarde o temprano te requerirán para que rindas cuentas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada