jueves, 1 de julio de 2010

¿Que le sucederá a tus datos almacenados en las redes sociales cuando mueras?

Ya son millones los usuarios de las redes sociales como Facebook o Twitter. Para muchas de éstas personas, las redes en línea les sirven como el principal medio para estar en contacto con amigos y familiares. En dichos sitios colocamos nuestros pensamientos, nuestras fotografías, los vídeos y la música que nos gustan y que son parte de nuestra vida. Pero ¿Que le sucederá a todos estos bits al morir?

Aunque no lo creas, esta cuestión es un tema preocupante. A medida que invertimos más de nosotros mismos en nuestra presencia en Internet, nos vemos más afectados por las cosas que se pueden hacer con nuestros datos, y por supuesto, con los datos que disponemos de nuestros amigos y familiares. Podría parecerte algo trivial, pero la preocupación de lo que le pasará a los datos en línea después de la muerte cobra cada vez más relevancia.

Internet se ha convertido en el lugar ideal para que la gente exprese libremente lo que piensa y lo que siente. Las redes sociales son el sito de reunión donde se comparten todo tipo de datos; y es donde personas que no conoces, te pueden conocer por lo que hayas publicado en tu perfil.

Pero el mantener la presencia en línea después de la muerte viene acompañado de una cuota de inconvenientes. Personas malintencionadas - denominados trolls - aprovechan cualquier oportunidad para dejar comentarios insultantes o difamatorios en tu página, tan sólo por el placer que les proporciona crear problemas. Entonces ¿Quien se encargará de proteger tus datos una vez que te hayas ido? ¿Puede otra persona solicitar acceso a tus datos para encargarse de cuidar tus intereses?

La respuesta varía de un sitio a otro. Por el momento, en la mayoría de los países no hay una ley que establezca las normas de cómo proceder en el manejo de los datos de alguien que ha muerto. Cada empresa tiene su propia política al respecto, por ejemplo, Myspace analiza cada caso de manera individual, y, otros como Facebook, establece reglas que permiten a amigos y/o familiares transformar un perfil en un monumento digital conmemorativo.

Pero veamos que procedimiento sigue Facebook para disponer del perfil de una persona fallecida.

Facebook instituyó una política, hace algunos años, sobre cómo manejar los perfiles de las personas fallecidas. Los miembros de la familia del difunto tienen dos opciones. La primera consiste en cerrar la cuenta, eliminando todos los datos de forma permanente. La segunda, es la posibilidad de convertir dicha cuenta en un memorial, impidiendo permanentemente el acceso a cualquier otra persona. Antes de realizar cualquier tipo cambio, Facebook requiere que se compruebe la muerte del titular, no sin antes llenar un formulario en línea, en donde se realiza la notificación del deceso. En el formulario, hay un espacio para incluir un enlace hacía un obituario en línea o a hacía algún lugar en donde se informa sobre la muerte del usuario. Entonces, los empleados de Facebook revisan el perfil reportado para verificar que no ha habido actividad reciente, y solo entonces, se inician el proceso de conversión.

El perfil es sometido a una serie de modificaciones al pasar la cuenta a una de tipo memorial. Facebook elimina la información del perfil, incluyendo los datos de contacto y las direcciones. Se eliminan las actualizaciones de estado para proteger la intimidad de los usuarios fallecidos. También se cambia la configuración parque sólo los amigos y familiares puedan encontrar el perfil, y sólo ellos puedan publicar información en el muro. Esto permite que el sitio se convierta en un lugar de reunión, donde se pueda compartir el duelo. Para evitar que los vándalos encuentren fácilmente la cuenta, la misma ya no aparece en los resultados de búsquedas.

También se elimina la opción de conexión; con el fin de evitar que cualquier persona con el tiempo suficiente, adivine la contraseña e inicie sesión, ocasionando daño desde dentro. Si ninguno de los contactos notifica a Facebook del fallecimiento, el perfil seguirá activo de forma indefinida. Por cierto, Facebook no elimina las cuentas sin previo aviso. Entonces, dependiendo de la configuración de la privacidad del usuario, la gente seguirá siendo capaz de encontrar, visitar y dejar comentarios en el perfil.

Ahora que, no todos los sitios han establecido las reglas para tratar con la muerte. Algunos obedecen las órdenes de los familiares, siempre y cuando le demuestren a la compañía las pruebas de los deseos del usuario que fallecido. Otros sitios no tomarán ninguna acción sin recibir un certificado de defunción. Y otro tanto no hará absolutamente nada. Pero como la cuestión está ganando relevancia, cada vez son más las empresas que establecen una política precisa sobre que hacer en tales casos.

Entonces ¿Qué puedes hacer para que le se más fácil a tu familia manejar tu presencia en línea después de tu muerte?

Para empezar, lo más probable es que tengas cuentas en varias redes sociales, algunas de las cuales pueden no tener disposición para encarar el problema. En dicha situación, lo mejor que puedes hacer es pedirle a alguien que se haga cargo. Deberás proporcionarle un listado de tus nombres de usuario y contraseñas; dejando bien establecido como las puede encontrar y que hacer con cada una de ellas.

Si no confías en un amigo o familiar, hay compañías que se encargan de hacer esto, algunas son gratuitas y otras cobran por el resguardo. Ya sea que le pidas que se encarguen ellos personalmente de manipular tu información, o bien, puedes indicarle la designación de un "heredero", mismo al que harán llegar la forma de poder entrar en tus cuentas, y/o enviar cartas personalizadas en donde expresas tu voluntad sobre cómo proceder.

Entonces, como la mayoría de las redes en línea no han resuelto cabalmente el problema sobre qué hacer con los datos una vez que el usuario fallezca, tiene que ser tu responsabilidad y tu tarea indicarle a tu familia qué es lo que tienen que hacer con tus cuentas cuando mueras. De hecho, si lo meditas un poco, el tener acceso tu perfil e historial puede mitigar el dolor por tu pérdida.

Lejos estamos aun de los alcances que pude tener grabar nuestros recuerdos como lo plantea la película “La memoria de los muertos”, protagonizada por Robin Williams. En la misma, una compañía, Zoë Tech, se está haciendo de oro gracias al implante del Chip Zoë, mismo que graba la vida entera, iniciando justo en el momento de su nacimiento, momento en que se implanta el chip en el cerebro; y así, su vida queda registrada. Cuando muere, todo el material almacenado es editado en lo que se denomina "Rememoria" y, durante el funeral, se proyecta en forma de película. Las clases más privilegiadas lo ven como un juguete, pero para muchos, los recuerdos deben ser algo temporal ya que el chip está transformando la forma en que se relacionan los seres humanos.

Puedes ver como en esta sociedad con la capacidad de registrar absolutamente todo, hay quienes no desean que después de morir puedan tener acceso a sus recuerdos “digitales”. Por mi parte, le diré a alguien de confianza que es lo que tiene que hacer con mis datos. Y tu ¿Que quieres que hagan con tus datos después de morir? Deja tu opinión en los comentarios.