¿De dónde proviene el agua?

Agua

El agua nos rodea, nos cae del cielo, la vemos correr por los ríos, brota de los grifos en nuestras casas, y sin embargo, muchos no nos hemos preguntado de dónde procede. La respuesta no es tan simple como podría parecer en un principio; y todos sabemos que contestar de acuerdo a lo que nos enseñaron en la escuela. De niños bastaba con decir que provenía de las nubes, y que se precipitaba a tierra en forma de lluvia. Sin embargo, la explicación se remonta a los orígenes del universo.

Poco después del Big Bang, los protones, neutrones y electrones pululaban a 10 mil millones de grados. En cuestión de minutos, el hidrógeno y el helio, conocidos como los elementos más ligeros del Universo, formaron los primeros bloques de construcción, en un proceso llamado nucleosíntesis.

La nucleosíntesis es el proceso de creación de nuevos núcleos atómicos a partir de los nucleones preexistentes (protones y neutrones) para llegar a generar el resto de los elementos de la tabla periódica. Los nucleones primigenios preexistentes se formaron a partir del plasma de quarks-gluones del Big Bang, al enfriarse por debajo de los diez millones de grados, este proceso se puede llamar nucleogénesis, la generación de nucleones en el Universo

Los elementos más pesados no aparecieron sino hasta mucho después, cuando los elementos más ligeros se sometieron a la fusión en el interior de las estrellas y en las supernovas. Con el tiempo, las estrellas enviaron oleada tras oleada de éstos elementos más pesados, incluido el oxigeno hacia el espacio, donde se mezclaron con los elementos más ligeros.

Por supuesto, la formación de moléculas de hidrógeno y oxígeno y la formación de agua son dos cosas diferentes. Esto es porque aun cuando el agua es la mezcla de hidrogeno y oxigeno no basta con ponerlos juntos, es necesario una chispa de energía para que se genere el agua. Éste proceso es violento y, hasta ahora, nadie ha encontrado una manera de crear agua de manera segura en la Tierra a partir de los dos elementos separados.

Entonces ¿cómo es que nuestro planeta está cubierto de agua por todas partes?

Aun no hay una respuesta simple, pero hay diferentes teorías. Una de ellas dice que, hace más o menos 4 mil millones de años, millones de asteroides y cometas se estrellaron contra la superficie terrestre; basta con observar a nuestra Luna para darse una idea de las condiciones meteorológicas de la época. La teoría indica que éstas rocas no eran normales, sino que era más bien el equivalente a esponjas cósmicas, cargadas de agua que se liberaba en cada impacto.

Aunque los astrónomos han confirmado que algunos asteroides y cometas contienen agua, algunos científicos tienen serias dudas sobre que el agua que tenemos en este planeta provenga por completo de ésta lluvia de “esponjas”. Por un lado, aun no han encontrado los restos de éstos cometas y asteroides. Es más, las formulas parecen indicar que no bastan las colisiones, que se suponen y ocurrieron, como para llenar nuestros océanos. Por otra parte, los investigadores del Instituto de Tecnológico de California encontraron que el agua del cometa Hale-Bopp contiene mucha agua pesada (la cual posee más deuterio) que el agua de los océanos de la Tierra, es decir, o bien los cometas que chocaron con nuestro planeta eran totalmente diferentes al Hale-Bopp, o el agua terrícola procede de otra parte.

Otra teoría indica que la joven Tierra fue bombardeada por el oxígeno y otros elementos pesados producidos en el Sol. El oxígenos combinado con el hidrogeno y otros gases liberados en la Tierra, en un proceso conocido como desgasificación, formó los océanos y a la atmósfera.

Un equipo de científicos japoneses del Instituto de Tecnología de Tokio, han ideado una nueva teoría. Afirman que una gruesa capa de hidrogeno pudo cubrir alguna vez la superficie de la Tierra, con el tiempo interactuó con los óxidos de la corteza para formar los océanos.

Y aunque no podemos decir con certeza como el agua llegó a nuestro planeta, podemos decir que somos muy afortunados en que lo hiciera.

¿ Tienes alguna duda que corroe tu mente? Envíala a pulsodigital@gmail.com... No hay preguntas tontas, sólo tontos que no preguntan.