martes, 17 de agosto de 2010

¿Es verdad que la experiencia puede cambiar la estructura física del cerebro?

Si. La actividad eléctrica en cualquier circuito cerebral, sensorial, motor, emocional, cognitivo, determina la manera en que se configura dicho circuito. Como en el interior de un ordenador, los circuitos neuronales procesan la información mediante la transmisión de flujos electroquímicos. Pero a diferencia del ordenador, los circuitos de nuestro cerebro no son fijos. Cualquier experiencia, como ver por primera vez el arco iris, aprender a montar en bicicleta, leer un libro, escuchar un chiste, excita determinadas neuronas mientras otras permanecen inactivas. Las que se activan asiduamente durante un periodo de tiempo reforzarán sus conexiones; las que casi nunca entran en funcionamiento decaerán. Esto último puede parecer alarmante pero en realidad es necesario, ya que simplifica la estructuración neuronal de manera que los circuitos activos trabajen con más eficiencia y rapidez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada