sábado, 28 de agosto de 2010

¿Qué pasaría si se te pegaran accidentalmente los dedos o los labios con super pegamento?

No es de extrañar que suceda, y probablemente más a menudo de lo que imaginas. El super glue merece realmente su nombre: 2,5 cm2 de este producto pueden mantener pegada más de una tonelada de peso. ¿Qué hacer pues si te encuentras en una situación súper pegajosa?

El principal ingrediente del super glue es el cianacrilato (C5H5NO2, para los entusiastas de la química) . El cianacrilato es una resina acrílica que se seca y endurece casi instantáneamente. El único desencadenante que necesita son los iones hidroxilo presentes en el agua; prácticamente cualquier objeto que desees pegar contendrá una ligera cantidad de agua en la superficie. Por lo demás, el aire también contiene agua en forma de humedad.

Los adhesivos blancos pegan por evaporación del disolvente. El disolvente de la cola blanca, es decir, la que se suele utilizar en las escuelas, es agua. Cuando ésta se evapora, el látex de polivinilacetato que se ha extendido en las ranuras del material forma una unión flexible. Por otro lado, el super glue experimenta un proceso llamado «polimerización aniónica». El proceso químico de la polimerización produce una cierta cantidad de calor. Si una cantidad lo bastante grande de super glue entra en contacto con la piel, puede ocasionar quemaduras.

Las moléculas de cianacrilato empiezan a solidificarse tan pronto corno entran en contacto con el agua, entrelazándose en cadenas para formar una malla plástica duradera. El adhesivo se espesa y endurece hasta que las hebras moleculares no se pueden mover.

Supongamos que estás reparando una pieza rota de barro, y antes de poder decir «¡Vaya!» te has pegado los dedos índice y pulgar. El tratamiento inmediato recomendado es el siguiente:

1. Decapa el adhesivo, pero no utilices un paño o un tejido, ya que una posible reacción química entre la tela y el adhesivo podría causar quemaduras o humo.
2. Sumerge los dedos en un baño de agua caliente y jabonosa.
3. No intentes separar los dedos a la fuerza, pues de lo contrario se desgarraría la piel.
4. Después de la inmersión, utiliza un utensilio de punta roma y borde redondeado para separar cuidadosamente los dedos.
5. Si este método no parece dar resultado, echa un poco de acetona (puedes utilizar un quitaesmalte de uñas) en la zona, intentando de nuevo separar los dedos con el utensilio.

La idea de que se te quede pegada la boca con super glue da la sensación de ser muy descabellada, aunque lo cierto es que muchos de nosotros tenemos el pésimo hábito de emplear los dientes para hacer girar los capuchones de los tubos de adhesivo, especialmente cuando el producto se ha endurecido y es difícil desenroscarlos. Imaginemos que acabas de hacerlo y que de pronto descubres un nuevo significado del refrán popular según el cual «En boca cerrada no entran moscas». Para separar los labios, las alternativas son ligeramente más limitadas:

1. Al tratarse de una zona del rostro, no utilices acetona.
2. Llena un cuenco de agua caliente y sumerge los labios.
3. Espera hasta que el agua haya penetrado lo más profundamente posible en los labios, incluso en el interior de la boca si está despegada en las comisuras labiales.
4. Cuando notes que se va atenuando la sujeción, usa un utensilio de punta roma y borde redondeado para separar los labios.

Hazlo con sumo cuidado, sin forzar, ya que de lo contrario desgarrarías la piel. 
Si crees que la capacidad del cianacrilato para reparar los objetos rotos es excelente, espera a oír algunas de sus propiedades adicionales. Una interesante aplicación es el uso de esta sustancia para cerrar heridas en lugar de los clásicos puntos de sutura. Los investigadores han descubierto que cambiando el tipo de alcohol en el super glue —de alcohol etílico o alcohol metilico a butilo u octilo— el compuesto es menos tóxico para el tejido humano. Por otro lado, los médicos no son los únicos profesionales de la sanidad que utilizan cianacrilato como fijador farmacológico para sus pacientes; también lo emplean los veterinarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada