sábado, 14 de agosto de 2010

¿Tienen los cuentos de hadas igual valor psicológico que los mitos?

"Cada mito tiene su momento en la vida", decía Joseph Campbell; para él, el cuento de hadas era "un mito infantil". El psiquiatra Bruno Bettelheim refiere que cierta vez, al leer una madre un cuento de gigantes a su hijo, éste preguntó: "¿Existen los gigantes?" y, sin esperar respuesta, exclamó: "¡Hay adultos, y son corno los gigantes!" Bettelheim considera que los padres, al leerles a sus hijos tales cuentos, muestran comprender el temor de estar indefenso ante un mundo de adultos, y que el niño siente la necesidad de crecer y de volverse independiente.

¿Qué hay de los mitos femeninos?

Aunque los hombres predominan en la mitología, también existen muchas mujeres míticas: de la madre tierra a las amazonas, de las guerreras a las apacibles, de las sabias a las necias, de las virtuosas a las frívolas. Al igual que los hombres, revelan los valores y la mentalidad de la cultura que les dio origen.

Son muchas las heroínas míticas que protagonizan aventuras típicamente femeninas. En el cuento de hadas La bella y la bestia, una joven logra vencer su repugnancia ante un hombre "bestial" —símbolo de la sexualidad, según Bruno Bettelheim— y con su amor lo transforma en un príncipe. El final del cuento es doblemente reconfortante porque, para cumplir sus deseos, la joven no necesita oponerse a sus padres; más aún, va al castillo de la Bestia para salvar a su padre, y el amor que por él siente la lleva a apreciar las dotes de su pareja amorosa.

¿Son destructivos los mitos?

El efecto de los mitos puede ser positivo o negativo. Un mito nacionalista podría provocar la euforia de los conquistadores pero también podría ser la causa de la devastación de los conquistados, como ocurrió durante el nazismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada