domingo, 26 de septiembre de 2010

¿Acaso es delito matar extraterrestres?

Si hubiera de verdad bacterias en cualquier lugar del espacio, ¿tendrían derecho a un entorno propio sobre el que seguir prosperando? Esta hipótesis nos obliga a plantearnos si el hombre moral y jurídicamente tiene derecho a modificar las condiciones ambientales de un planeta para facilitar su colonización, en perjuicio de sus formas de vida autóctonas.

En la Tierra no está claro si los animales tienen o no derechos; un perro o un gato son, más bien, objeto de derecho. Ahora la protección a los animales es indirecta; en realidad se protege el derecho del hombre a "un ambiente óptimo".

Esto podría trasladarse al espacio exterior y de hecho en el Acuerdo de la Luna se dice que: "Al explorar y utilizar la Luna, los estados partes tomarán medidas para que no se perturbe el actual equilibrio de su medio, ya por la introducción en él de modificaciones nocivas, por su contaminación perjudicial con sustancias que le sean ajenas o de cualquier otro modo".

En el artículo 7 también se dice que: "los estados tomarán medidas para no perjudicar el medio de la Tierra por la introducción de sustancias extraterrestres".

La humanidad no puede preparar el posible encuentro con otras formas de vida en términos de conflicto. Y esto, en sí mismo, debería hacernos redefinir en la Tierra las relaciones de nuestra especie con las otras formas de vida que también la ocupan.

¿Acaso es delito matar extraterrestres?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada