martes, 28 de septiembre de 2010

¿Dan vueltas como trompos las personas que están los polos?

Si nos fijamos en un trompo o peonza, veremos que sus distintas partes giran todas a la vez, pero con diferentes velocidades, pues los pintos situados en la parte más ancha, o sea, cerca del ecuador, han de recorrer en el mismo tiempo mayor distancia que aquellos situados en los polos.

Pensemos ahora en la Tierra: todos los puntos de la superficie forzosamente han de realizar una vuelta completa cada veinticuatro horas, y esta regla se cumple tanto para una persona que esté situada en el Polo Norte como para otra que se encuentra en el ecuador, porque la Tierra se mueve como una sola pieza.
Una persona situada en el ecuador es arrastrada a razón de unos mil seicientos kilometros; mientras que otra que se colocase exactamente en el Polo Norte o en el Sur, o sea, en uno de los extremos del eje de la Tierra, no haría sino dar la vuelta completa sobre sí misma cada veinticuatro horas, es decir, en el mismo espacio de tiempo en el que el habitante de ecuador recorre 40,000 kilómetros.

De manera que si bien en los polos una persona giraría como una peonza, en realidad no se daría cuenta dada la lentitud del movimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada