domingo, 19 de septiembre de 2010

Evita mantener documentos personales en las computadoras del trabajo

Cualquier persona que trabaje en un entorno profesional sabe que los empleos de 9 a 5 son una cosa del pasado, ya que ahora nuestros empleos son lugares que vamos convirtiendo en una extensión de nuestra propia casa. Poco a pocos nos acostumbramos a utilizar nuestros equipos informáticos del trabajo para hacer compras, visitar sitios de entretenimiento y para estar en contacto con la familia.

Debido a muchas personas confunden la delgada línea que separa el trabajo del deber al poseer acceso a Internet, se permiten mantener documentos personales en esos en la máquina de la oficina.

Comienza inocentemente, pero un día, sin que te hayas dado cuenta, estás revisando en la oficina durante mucho tiempo los correos graciosos que te envían tus amigos y las presentaciones en Power Point que te envía tu esposa. Es cuando tu equipo se convierte en un sistema de almacenamiento personal en dónde puedes encontrar tus listas de pendientes, tus fotos y tu música. Inadvertidamente estás fabricando tu mismo un sitio en el que pueden descubrir intimidades o en el que se pueden basar para hacerte ver lo improductivo.

A la mayoría de las empresas no les importa este tipo de cosas mientras que uno haga lo que debe hacer y no pierda demasiado tiempo, por ejemplo si lo hacemos a la hora del almuerzo o después de que salgamos de nuestro horario de trabajo y claro, mientras que lo que guardemos no sea perjudicial para la empresa (como los virus en archivos adjuntos de correo electrónico por citar algo).

El poder ser capaces de hacer este tipo de cosas en el trabajo nos mantiene felices, y por supuesto que nos mantiene en la oficina por más tiempo (que generalmente se traduce en más productividad en el largo plazo) y sobre todo, nos hace la vida menos estresante. Por lo tanto, deberíamos estar todos contentos ¿verdad?

Bueno, por ahora. Pero, ¿qué ocurre cuando abandonas a la empresa? En las grandes empresas incluso hay una persona que bloquea el equipo un día antes de que se despida al que trabaja en la misma, no con la intención primordial de descubrir que posee, sino para preservar los activos de la compañía, es decir, prevén que un empleado enojado pueda borrar, alterar o dañar la información a la que tiene acceso. Y es justo en ese momento en el cual perdemos el acceso a todos esos documentos personales, casi sin la posibilidad de poder siquiera recuperarlos

Sé lo que muchos de ustedes están pensando. Se trata de sus datos y deberían poder accederlos y poder eliminarlos de dicho equipo. Por desgracia, se equivocan. Los datos que se encuentran en el ordenador son datos sólo de la empresa, y si el trabajador los deja al irse o al ser despedido, él mismo ya no tiene derecho a reclamarlos. Entonces, ¿qué puedes hacer si esto te sucede?

El primer paso es la prevención

Al igual que casi todo lo demás, tu mejor alternativa es prevenir que esto suceda. Compra una unidad de memoria USB y almacena en la misa las fotos o canciones que desees llevar a la oficina; esto mismo con los correos o presentaciones. De este modo podrás copiarlos a tu equipo de la casa y en caso de pérdida o robo de la unidad no habrás perdido gran cosa.

Ok, genial. Pero, ¿qué pasa si tú tienes datos en tu ordenador y has leído esto después de que te has ido de la empresa? (lo cual espero y no te haya sucedido)

He aquí lo que debes hacer:

1. Hazle saber a tu ex jefe que tienes algunos datos personales guardados en el ordenador que desea copiar antes.
2. Explícale que lo que deseas no son datos vinculados con la empresa y que estarías dispuesto a que él (o alguien de su confianza) se siente contigo a comprobar esto mientras copias tus datos a un DVD / CD, disco duro externo o unidad de memoria Flash.
La mayoría de las personas son razonables y te lo permitirán. A menos claro que haya una buena razón para no dejarte hacerlo. En cuyo caso
1. Pregunte si alguien podría hacerlo por ti
2. Lleva una lista de los archivos que necesitas y la ubicación de ellos, y lleva un disco duro externo preparado para ello de ser posible.

Qué NO debes hacer:

1. No amenaces a la empresa o sus empleados si no te permiten obtener esos documentos. Los datos están en su equipo, ahora es suyo, ya no tienes derecho a esos archivos, así que no hay mucho que puedas hacer al respecto.
2. No trate de mantener los datos de la compañía como rehén a cambio de la tuya. Si posees datos de la empresa en tu casa y haces este tipo de amenaza, pueden acusarte de robo.
3. No seas irrazonable. No esperes a que te permitan tomar los proyectos en los que has trabajado en los documentos o artículos que son de tu autoría. Si lo hiciste para el trabajo, ahora es sólo de ellos.
4. Si te permiten obtener tus datos, no trates de robar los datos de la empresa. Esto es ilegal y una forma rápida para ganarse muchos problemas.
5. Si te permiten acceder al equipo para obtener tus datos, no trates de eliminar todo lo que no es tuyo y que puedes acceder desde ese ordenador. Esto, además de ser estúpido, se puede considerar como destrucción de la propiedad privada. Hacerlo sólo te puede ocasionar problemas, además, como de seguro la empresa tendrá respaldo, es una actividad por demás inútil.

¿Y tu... has dejado documentos en empleos anteriores?



Evita mantener documentos personales en las computadoras del trabajo