miércoles, 1 de septiembre de 2010

¿Por qué cacarean las gallinas después de poner un huevo?

No es fácil responder a esta pregunta, porque este acto, como muchos de los que ejecutamos nosotros mismos, es lo que llamamos un acto instintivo. Sin embargo, podemos explicárnoslo comparándolo con los actos que ejecutan otros seres y acera de cuyo significado no nos queda la menor duda. La realización de algunos actos que ejecutamos deliberadamente nos produce placer, porque los cuerpos de los seres dotados de vida están constituidos de manera adecuada para ello.

Ahora bien, el bienestar de que goza el cuerpo se traduce con frecuencia, lo mismo que en nosotros que en los animales, por cierta actividad de algunos de sus órganos, como cuando, por ejemplo, cantamos de alegría. Es lo que se llama la expresión de las emociones y los sentimientos. Así, pues, las gallinas cacarean después de poner un huevo porque ésta es la manera que tienen de manifestar su alegría. Sienten gran satisfacción por haber realizado una función que es el fin de su existencia, y lo expresan de ese modo.