jueves, 23 de septiembre de 2010

¿Por qué no podemos ver a simple vista objetos muy pequeños?

Si la retina, o cortina posterior del globo del ojo, fuese perfectamente lisa y continua como un trozo de cristal, podríamos ver cosas mucho más pequeñas. Pero es un tejido vivo formado de células vivas, cada una de las cuales sólo puede ver una cosa de una sola vez. Tienen cierto tamaño, ocupa determinada extensión y existen espacios fijos entre ellas.

Así pues, es preciso que los rayos de luz procedentes de un objeto se esparzan lo bastante para cubrir por lo menos dos células de éstas – y acaso más – a fin de que podamos ver dos cosas separadamente.

¿Por qué no podemos ver a simple vista objetos muy pequeños?