viernes, 1 de octubre de 2010

7 hábitos matutinos para gozar del resto del día

Aun recuerdo con pesar cuando mi despertar era caótico y sin tiempo de nada, tenía que preparar todo apresuradamente y siempre llegaba tarde. Era frecuente salir disparado de la casa y enfadarme con todos los que compartían mi camino. Así que desde hace tiempo procuro levantarme más temprano y prepara todo lo que necesitaré por la mañana desde la noche anterior.

Todo es cuestión de planeación y rutina, después de un tiempo se convierte en algo sencillo que termina por ser parte de los buenos hábitos.

RIIIIIIIING. Para empezar tienes que levantarte temprano, al despertar sepárate del abrazo cálido de las sabanas en cuanto abras los ojos. Entre más tiempo dispongas antes de comenzar las rutinas de trabajo, menos presión sufrirás.

La hora sagrada. Cada mañana dedica una hora a alguna actividad que sea exclusiva para ti. Pueden ser de carácter mental, físico o espiritual. Solo hasta que hayas realizado algún gesto para complacer tu vitalidad es cuando tendrás derecho a encender el ordenador.

MMMMMMMMM. La meditación es la práctica de silenciar la mente, realizar esta actividad por las mañanas te permite concentrarte, organizar tus ideas y planear tu día.

Visualiza tu día. Prepárate con una libreta y un lápiz y en compañía de los miembros de tu casa planeen las actividades que les espera, así evitaras traslapar sus respectivos compromisos y podrán organizar los recorridos y los horarios.

Come nutritivamente. Tal vez ya hayas escuchado hasta el cansancio el lema de que el desayuno es la comida más importante del día, y es que es verdad. Come cereal o fruta por la mañana para gozar de la vitalidad necesaria para aguantar el hambre hasta la comida. El desayuno no debe ser tener un alto contenido en grasa o azucares y en caso de no poder hacer algo elaborado puedes llevar una barra de granola para el camino.

Move your body baby. Hacer ejercicio por la por la mañana te llenará de energía, quemaras calorías y activaras tu metabolismo.

Tomate el tiempo para verte bien. Es un hecho de la vida que nos juzgan por como nos ven, pero no se trata de que luzcas la ropa más cara o los accesorios de moda; verte bien es dedicarte unos minutos para elegir lo que te haga sentir bien , de tal forma que el resto del día te sientas cómodo contigo mismo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada