domingo, 3 de octubre de 2010

Cómo acudir a una entrevista de trabajo

La entrevista personal ofrece una excelente oportunidad para que ti jefe potencial y tu puedan conocerse. Aquí te damos algunos consejos que puedes tomar en cuenta para causar una buena primera impresión.

Vístete conservadoramente.

Un traje azul con una corbata discreta seria algo muy recomendable. No uses camisas de colores llamativos y los zapatos deberán estar perfectamente lustrados.


Lleva copias de tus documentos personales y constancias de trabajos anteriores.

 Es mucho mejor si llevas alguna muestra física, de ser posible, que atestigüe la calidad de lo que desarrollas. De esa manera, el entrevistador puede evaluar de cerca tu experiencia en el puesto que estas solicitando.
Siéntate correctamente. Acomoda la silla en una postura relajada, pero elegante. No cruces las piernas y siéntate derecho. Nuestra actitud corporal dice mucho de nosotros.

No interrumpas a tu interlocutor y escucha con atención. 

Tu mente puede comenzar a divagar cuando tu futuro jefe comience a darte la protocolaria descripción del trabajo que, de ser escogido, vas a desempeñar. Es en ese preciso momento cuando debes hacer un esfuerzo para concentrarte en lo que están explicando y guarda las preguntas para el último.

Medita bien tus respuestas y habla pausada y tranquilamente.

Piensa antes de hablar y cuando lo hagas, procura hacerlo de manera agradable a los oídos. Debes mirar a los ojos de tu interlocutor, de lo contrario darás la impresión de que estás mintiendo o de que no eres una persona segura de si misma.

Familiarízate previamente con el trabajo que estás solicitando. 

Vas a dar una muy buena primera impresión si además de cumplir con los requisitos conoces el puesto. Quizá no puedas describir a la compañía con lujo de detalle, pero es un plus muy importante el que un aspirante se haya preocupado por investigar y conocer el lugar donde pretende laborar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada