¿Para qué ocupaban los mexicas las cáscaras de las calabazas?

Hoy las enormes calabazas tienen un uso culinario. El relleno se utiliza principalmente para la elaboración de postres y las semillas secas, saldas y tostadas son fabulosas pepitas. Los antiguos mexicanos aprovechaban la dureza de su cáscara pero desechaban su carne, poco comestible en ese entonces. Secas, huecas y unidas, servían para construir embarcaciones ligeras. También eran útiles como recipientes: en los tianguis prehispánicos se vendían comida para llevar, la cual se depositaba en una cáscara seca de calabaza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada