viernes, 29 de octubre de 2010

Puedes ser feliz si aprendes de los niños

¿Recuerdas cuando no significaba nada para ti pagar impuestos? Esa época en la que comer azúcar en cantidades industriales no representaba para ti un problema de salud? Ese tiempo en la que si te hacías una herida no necesitabas más que un momento para que se te olvidara el dolor y seguías jugando durante horas.

En algún momento de la vida, llamado adolescencia, todo lo que era divertido deja de serlo. Aquellos que padecen el temor de perder esa posición de tranquilidad frente a la vida se convierten en seres irresponsables y dependientes.

Pero no tiene que ser así, ya que no importa la edad que tengas, siempre es posible tomar lo mejor de la forma en la que se divierten los niño para hacer la vida agradable.

Si no te gusta… no te lo comas. Una comida saludable para tu organismo no necesariamente se debe convertir en un catalogo de la pirámide alimenticia. Lo mejor es disfrutar la comida con moderación, sin importar cual sea.

La hora de jugar es la hora más importante. Es común involucramos demasiado en el trabajo, siempre hay demasiadas cosas por hacer y decisiones que tomar. Esto logra que fácilmente olvidemos tomar algún tiempo para dedicarlo a nosotros mismos. Debemos gozar de un momento para divertirnos y lograr mantenernos motivados.

Todo puede ser divertido. Porque tu trabajo tiene que ser rutinario y aburrido, y si esa uno de esos ¿Por qué no cambias de empleo? Claro que no siempre es posible, lo que si puedes hacer es que tus obligaciones se conviertan en algo apasionante, que te mantenga con el espíritu elevado. Plantea metas nuevas, establece marcas y después trata de superarlas, en todos los trabajos se puede encontrar algo entretenido .

Para qué caminar si puedes correr.. En el transcurso del día se puede encontrar algo que te lleve a mover los pies rápidamente, siempre que te sea posible procura correr. A la larga te hará bajar de peso.

Reír hace que te sientas bien. Se han realizado miles de estudios con relación a los beneficios que produce reír. Por supuesto que ninguno de los estudios es divertido, así que deja de leerlos y busca un libro de chistes. O mejor aun, encuentra el lado divertido en los pequeños detalles. Si tu hijo derrama un vaso de refresco en la mesa, no llames a todos los demonios para que vengan a socorrer tu mal genio; en vez de eso ríe a carcajadas.

El mundo está lleno de color. Recuerdo que en mi etapa de adolescencia me gustaba vestirme de colores oscuros y de negro. Al parecer el mundo de los adultos era siempre así; no fue sino hasta que Steve Jobs me recordó con el lanzamiento de la iMac que el mundo es más bonito a colores. Después de eso, todo mundo quería que sus productos parecieran arcoíris. Elije colores vistosos para la ropa, los platos de la cocina, los bolígrafos; te darás cuenta de lo bien te harán sentir.

Hacer las cosas en equipo es mucho más divertido. Un niño solo es un nuño aburrido; un adulto solo es un adulto deprimido. Encuentra a otras personas con tus mismos intereses para compartir actividades. También puedes dedicarte a enseñar algo en lo que seas muy bueno y de paso transmitirás ese conocimiento a alguien que lo necesite.

Las aventuras están afuera.Todos los niños sabes que la diversión esta en el patio y no en la sala. El aire libre y los espacios abiertos ofrecen muchas posibilidades de diversión. El sillón y la televisión solo te harán subir de peso.

Utiliza la imaginación. No tiene nada de malo que te imagines como Batman o la Mujer maravilla. La libertad que genera la imaginación no la puede encerrar ni el peor de los jefes y te hará sentir sensaciones de bienestar que no pueden imitar el consumo de alcohol o los cigarrillos.

Todo es posible. El miedo, las dudas y los pensamientos negativos son el resultado de la forma en que otras personas te han tratado. A los niños no les importa mucho la crítica, los chimes, las ansiedades destructivas o los fallos. Cuando un niño se cae, inmediatamente se levanta y sigue intentado lo que sea que estaba haciendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada