¿Quién inventó el reloj de arena?

Reloj de arena

No se sabe con certeza, pero remplazó al clepsidra (reloj de agua), ya que los egipcios observaron que el líquido se evaporaba ante el cambio de clima (año 1500 a.C.). La primera evidencia del reloj de arena está en el fresco Alegoría del buen gobierno, de Ambrogio Lorenzetti, que data del año 1328 d.C. El tiempo se calculaba desde el momento en el que la arena cae del bulbo superior al inferior, hasta que termina de hacerlo. Los relojes de arena más comunes miden periodos útiles que van desde 5 a 10, o de 15 a 30 minutos. Los únicos ejemplares que pueden contar un día entero son los gigantes ldökerék, en Budapest, Hungría, y el Sundokei del Museo de Arena de Nima, en Japón.