viernes, 8 de octubre de 2010

Transforma tu sedentarismo en una vida activa

Nos bombardean constantemente con la idea de que hay que hacer más ejercicio para gozar de una vida saludable. Existen una gran cantidad de anuncios de productos “milagrosos” captando a personas ingenuas que piensan que utilizando 5 minutos diarios un artefacto salido de una cámara de torturas obtendrán un abdomen plano (o peor aún, creen que la crema reductora funciona). La única forma de estar y de permanecer en forma es mediante el ejercicio constante.

La vida sedentaria a la que estamos acostumbrados es la causa de esa gran barriga y es muy común culpar a la falta de tiempo para no realizar ningún deporte. Pues bien, sólo los perezosos nunca tienen tiempo y si no puedes acudir a un centro de entrenamiento, sigue estos trucos para engañar a tu cuerpo y hacerle creer que vas al gimnasio.

Muy, muy lejos.

Instintivamente siempre estamos en la cacería de un lugar lo más cerca posible de nuestro destino. Si aparcas el auto lejos de tu trabajo realizarás un excelente ejercicio matutino, mismo que te cargará de energía. También puedes hacerlo cada vez que acudas a comprar los víveres o cuando asistas a un partido de futbol.

Para subir al cielo. 

Procura utilizar las escaleras en vez del elevador, si son muchos los pisos que tienes que subir o bajar, detente dos pisos antes o dos pisos después. Perfecto para ejercitar tus piernas y tu corazón.

Caminar y pedalear.

 Es obvio que este consejo no es para todos, en el remoto caso en el que puedas acudir caminando o en bicicleta al trabajo, hazlo. Ponte unos zapatos cómodos y lleva agua para el camino.

En esta no me bajo. 

Si para ir a algún lugar tienes que tomar el metro o el camión urbano, puedes bajarte en la siguiente o en la anterior parada (como el caso del elevador). Te servirá para que conozcas un poco más del barrio al que te diriges y si te llevas tu cámara fotográfica será aun mejor.

De compras y de ejercicio.

Cuando acudas al supermercado puedes caminar por toda la tienda, dispondrás de muchos distractores, de aire acondicionado y el olor es mejor que el del gimnasio. Si sufres de compras compulsivas es mejor que no sigas este consejo.

Toma una caminata a la hora del descanso.

Obviamente esto depende también del lugar en el que te desenvuelves, a la hora del almuerzo ármate de una barra de granola y de suficiente agua para recorrer las cercanías del lugar en dónde trabajas, de nuevo, lléva la cámara.
Verse bien, sentirse bien. 

Compra unas gafas obscuras, unos buenos zapatos tenis, una gorra para el sol y un traje deportivo. El tenerlos te pre-dispondrá a que los utilices y de paso para que te vean presumir las marcas (¡Ja!).

Juega con los niños. 

Esta actividad es benéfica para ambos (haces ejercicio y otorgas tiempo de calidad), lleva a tus hijos o sobrinos al parque y haz que los acompañe una pelota o un disco para el frisbee, si no puedes salir a la calle, utiliza el Wii en casa.

Baila nena baila. 

Uno de los ejercicios más completos es bailar, pon tu música favorita y mueve ese cuerpo. Si tienes pareja será más divertido (como en todo)

Televisión y ejercicio. 

En vez de sentarte en el sofá a cambiar de canal, ponte a doblar la ropa mientras miras tu programa favorito (y hazlo de pie). También puedes conseguir una caminadora y en dado caso de que el espacio del que dispongas no sea muy grande, consigue un simulador de escalones, estos ocupan el área de un maletín y lo puedes almacenar fácilmente bajo la cama cuando termines.

Camina con el teléfono.

Si tu trabajo se relaciona con sentarse y atender el teléfono, ponte de pie mientras hablas y camina en círculos. Aunque no lo creas, al final del día puede ser que hayas realizado más ejercicio del que lograrías en el gimnasio.

Si reflexionas un momento, ninguno de estos consejos lograran que tu cuerpo llegue a las finales de Mister Universo, pero poco a poco cambiaran tus hábitos y obligaran a tu organismo a necesitar más deporte. Y lo mejor: estas dándole a tu  cuerpo rutinas para permanecer saludable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada