miércoles, 24 de noviembre de 2010

¿Es cierto que los habitantes de la frontera México - Estados Unidos venden sus sangre?

Si, la compañía estadounidenses Biomat envía autobuses a las ciudades mexicanas fronterizas para reclutar donadores que viajan con ellos hasta centros de acopio de sangre en McAllen, Laredo, el Paso, Eagle Pass y Brownsville. Les pagan setenta dólares por donar dos veces a la semana, una cantidad más redituable de la que se gana en las fábricas textiles de Piedras Negras, Coahuila y Nogales, Sonora. En México, el comercio de sangre está prohibido desde la aparición del sida a fines de los ochenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada