viernes, 5 de noviembre de 2010

¿Existen los traductores de mascotas?

La compañía japonesa Takara lanzó los primeros de estos dispositivos en 2002. Su Bowlingual para perros incluye un micrófono inalámbrico que detecta los sonidos emitidos por la mascota. Luego envía la información a un receptor donde se comparan sus características con las de otras señales previamente guardadas en una base de datos.

El sistema es capaz de analizar 200 voces caninas y relacionarlas con media docena de estados de ánimo: triste, frustrado, mimoso, feliz, enérgico y alertado. Estos se muestran a los dueños como iconos en la pantalla del receptor.

Según los fabricantes, el Bowlingual reconoce con fiabilidad los ladridos de 80 razas de perros. En 2003, se puso a la venta el Meowlingual para gatos. Este lleva el micro en el dispositivo traductor, por lo que hay que acercarlo al felino para captar sus mensajes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada