viernes, 14 de enero de 2011

¿Por qué las cebras nunca han sido domesticadas? ¿Acaso no son también caballos?

Las cebras son équidos, familiares cercanos de los caballos, pero no son parientes tan cercanos como parece, bueno, tal vez puedes considerarlos como primos.

La palabra "cebra" no representa una realidad desde el punto de vista evolutivo, sino que agrupa artificialmente tres especies en función de un carácter (el abrigo rayado) que no es derivado, sino primitivo. Las rayas aparecen también en mayor o menor medida en las patas y lomo de los asnos y caballos salvajes. La presencia de rayas es un carácter antiguo dentro del género Equus y no uno derivado propio de un subgrupo dentro de éste. Las cebras, simplemente, han ido un paso más allá en el desarrollo de unas rayas que ya poseían, mientras que los caballos y asnos han tendido a perderlas o al menos a enmascararlas.

Los caballos, los asnos y las cebras pertenecen a una familia de mamíferos placentario, que contiene sólo un género viviente que apareció durante el Pleistoceno en América del Norte, desde donde colonizó progresivamente Sudamérica, Eurasia y África. Posteriormente se extinguió en América hasta su reintroducción durante la conquista española.

Durante incontables generaciones las cebras han pastado de forma salvaje por las praderas de África, conviviendo con leones hambrientos (y demás depredadores), contando como único método de defensa el morder, patear y correr como alma que lleva el diablo. Aquellas que corrían más rápido no eran servidas como desayuno y las más tranquilas eran eliminadas sistemáticamente; lo que nos deja manadas de individuos que se alteran fácilmente y atacan en cuanto se sienten amenazados para después huir a toda velocidad.

Si alguna vez has visto una película de vaqueros en donde hay que montar por primera vez un caballo, recordarás que ni éstos tampoco se dejan dominar muy bien a la primera. Los caballos domesticados han pasado por un proceso de selección por parte del ser humano durante miles de años; eligiendo cuidadosamente las características que se querían heredar. Pues bien, las cebras no son domesticables simplemente porque nadie se ha puesto a hacerlo, aunque hay registros que durante algún tiempo si se hizo el esfuerzo.

A pesar del fracaso en el intento por domesticar a las cebras, si hubo un éxito parcial en lograr individuos tranquilos procedentes de la cruza de entre cebras y caballos y de entre cebras y asnos. Ahora que, si se tuviese la paciencia, el tiempo y los recursos necesarios para domesticarla durante las cientos de generaciones que se requieren, el resultado simplemente no sería más una cebra

Y ya que estamos en esto, de seguro alguna vez te has preguntado si la cebra es blanca con rayas negras o negra con rayas blancas. Las cebras son negras, las rayas que tienen son blancas y no al revés como se creía hasta hace muy poco. Genéticamente su color es el negro, y allí donde no se logra la pigmentación se forman las rayas blancas.

¿Por qué las cebras nunca han sido domesticadas?