domingo, 27 de febrero de 2011

¿El mundo del ballet es tan exigente como en la película “El Cisne Negro”?

El thriller psicológico "El Cisne Negro" (Black Swan) presenta al ballet como un estilo de vida lleno de obsesiones y exigencias físicas por sobresalir. La cinta tiene un toque de realidad, pero también exagera. La presión psicológica que vive la bailarina de ballet Nina Sayers, interpretada por Natalie Portman en el filme, la hace llegar a acciones insospechadas.

Presionada por tener el rol principal de "El Lago de los Cisnes", cae en una tormentosa búsqueda de perfección y obsesión. Pero ¿realmente así es el mundo de la danza?

Un bailarín de clásico necesita disciplina, responsabilidad y mucho sacrificio, pero también, salud mental. Los que escogen esta carrera viven con la presión de ser mejor cada día, con lastimaduras físicas como gajes del oficio, y luchas internas por salir adelante, por lo que es necesario saber cómo sortearla.
Algunas cosas sí pueden ocurrir en la realidad, pero pasa también en todas las carreras que son de alto rendimiento; esto no sólo se da en el ballet. Tiene que ver mucho la parte física, pero también mental, que es la clave de esa carrera. El bailarín tiene que estar bien emocionalmente, porque cuando no estás bien eso se transmite en el escenario.

Los papás u otros familiares cercanos pueden dar motivación o llamar la atención sobre el cuidado de la alimentación y la salud en general. Sin embargo, la película está basada en hechos reales, desde el que ella se para a vomitar; el papel de la mamá que frustra sus sueños, hasta el alucinar que alguien atenta contra su vida.

Las claves para sortear la carrera son el carácter y el autocontrol, el trabajo y la tenacidad, y un poco de ambición y perfeccionismo. La danza clásica también tiene su lado positivo, al ser una disciplina que forma en muchos sentidos y valores, como en la responsabilidad y puntualidad.

La película 'El Cisne Negro' desconcierta mucho a los padres que tienen hijas practicando ballet, pero hay que ser consientes que es un espectáculo que está diseñado para mostrar únicamente los momentos impactantes.  

La realidad, es que la mayoría de los bailarines son saludables, ya que cuentan con los servicios de nutriólogos y fisioterapeutas. Lo que la mayoría de la gente no entiende es que la bailarina de la película no era una común y corriente, sino que tenía una inestabilidad emocional que la hizo perderse en el rol.

1 comentario: