¿Los animales se aburren?

El aburrimiento no es una condición natural en los animales, pero cuando se encuentran privados de su libertad lo experimentan como cualquier ser humano y lo manifiestan con su comportamiento. Esta situación desencadena la aparición de conductas destructivas hacia el alojamiento, hacia otros animales o incluso contra el que lo cuida. Los caballos, por ejemplo, cuando viven en establos donde no practican suficiente ejercicio, se aburren y como consecuencia pueden presentar problemas de conducta tales como bamboleo, morder el borde del pesebre o de la puerta, tragar aire, masticar madera o caminar en círculo por las caballerizas. Los perros se aburren fácilmente y necesitan andar y moverse para distensar sus músculos. Es común en los zoológicos ver a los animales enjaulados realizar una y otra vez los mismos movimiento; ello también es signo de fastidio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada