martes, 1 de febrero de 2011

¿Qué pasaría si tuviéramos dos soles?

En todo caso la pregunta sería: ¿Cómo sería la Tierra en caso de que orbitara alrededor de dos estrellas? Recordando que la nuestra es una estrella llamada Sol. Aunque la vida tal como la conocemos tendría pocas probabilidades en un mundo que orbitara en torno a dos estrellas, quizá podría prosperar una humanidad mejor adaptada a la luz y a las temperaturas extremas, y con la piel de color azul (de seguro recuerdan Avatar).

En el peor de los casos, dicho mundo estaría habitado por bacterias, cucarachas y aquellos organismos extremófilos adaptables a casi todo. Habría más estaciones con tormentas gigantescas y jornadas abrasadoras, seguidas de otras con temperaturas insoportablemente frías.

También se tendrían noches poco oscuras, algo así como vivir en la Antártida o en el Ártico durante el verano. Si los soles estuvieran cerca, no notaríamos mucha diferencia en la luz diurna, pero los atardeceres resultarían doblemente espectaculares. Más drásticos aún serían los efectos sobre la órbita del planeta, ya que la gravedad de cada estrella tiraría de ella en direcciones opuestas. Tal vez describiría un 8 entre ambas.

En su cuento Anochecer, Isaac Asimov imaginó un planeta alumbrado por seis astros. Cada mil años todo se ponían a la vez. Cuando sucedía, la población entraba en pánico ya que la noche era algo que nadie experimentaba dos veces. En el universo de Lucas, Tatooine también posee un un par de estrellas, y podemos ver una representación de cómo sería un atardecer en un planeta así.

En planetas así los científicos no sospecharían que el cielo pudiera estar lleno de estrellas. En un sistema de varios soles habrá más luz, y se robaría la noche estrellada.

En un mundo así, todos lo objetos proyectarían una doble sombra… error que no se tomó en cuenta en la Guerra de las Galaxias. Los seres humanos de ese mundo tendrían la piel azulada, ya que este color refleja los rayos nocivos del Sol. Probablemente la población sería más feliz, ya que la luz  favorece la producción de vitamina D, que ayuda a combatir la depresión y los trastornos afectivos.

Los dos soles se eclipsarían, por ejemplo, cada 251 días. Este periodicidad serviría de base para elaborar un calendario de meses más largos, de unas 50 jornadas.

Dado el derroche luminoso, las plantas serían más exuberantes. Algunas, como los girasoles, podrían orientase hacia las dos estrellas.

¿Qué pasaría si tuviéramos dos soles?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada