Ir al contenido principal

¿Qué pasaría si tuviéramos dos soles?

En todo caso la pregunta sería: ¿Cómo sería la Tierra en caso de que orbitara alrededor de dos estrellas? Recordando que la nuestra es una estrella llamada Sol. Aunque la vida tal como la conocemos tendría pocas probabilidades en un mundo que orbitara en torno a dos estrellas, quizá podría prosperar una humanidad mejor adaptada a la luz y a las temperaturas extremas, y con la piel de color azul (de seguro recuerdan Avatar).

En el peor de los casos, dicho mundo estaría habitado por bacterias, cucarachas y aquellos organismos extremófilos adaptables a casi todo. Habría más estaciones con tormentas gigantescas y jornadas abrasadoras, seguidas de otras con temperaturas insoportablemente frías.

También se tendrían noches poco oscuras, algo así como vivir en la Antártida o en el Ártico durante el verano. Si los soles estuvieran cerca, no notaríamos mucha diferencia en la luz diurna, pero los atardeceres resultarían doblemente espectaculares. Más drásticos aún serían los efectos sobre la órbita del planeta, ya que la gravedad de cada estrella tiraría de ella en direcciones opuestas. Tal vez describiría un 8 entre ambas.

En su cuento Anochecer, Isaac Asimov imaginó un planeta alumbrado por seis astros. Cada mil años todo se ponían a la vez. Cuando sucedía, la población entraba en pánico ya que la noche era algo que nadie experimentaba dos veces. En el universo de Lucas, Tatooine también posee un un par de estrellas, y podemos ver una representación de cómo sería un atardecer en un planeta así.

En planetas así los científicos no sospecharían que el cielo pudiera estar lleno de estrellas. En un sistema de varios soles habrá más luz, y se robaría la noche estrellada.

En un mundo así, todos lo objetos proyectarían una doble sombra… error que no se tomó en cuenta en la Guerra de las Galaxias. Los seres humanos de ese mundo tendrían la piel azulada, ya que este color refleja los rayos nocivos del Sol. Probablemente la población sería más feliz, ya que la luz  favorece la producción de vitamina D, que ayuda a combatir la depresión y los trastornos afectivos.

Los dos soles se eclipsarían, por ejemplo, cada 251 días. Este periodicidad serviría de base para elaborar un calendario de meses más largos, de unas 50 jornadas.

Dado el derroche luminoso, las plantas serían más exuberantes. Algunas, como los girasoles, podrían orientase hacia las dos estrellas.

¿Qué pasaría si tuviéramos dos soles?



Comentarios

Tal vez te interese:

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor.
¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo al correo pulsodigital@gmail.com
Te invito a que te suscribas a la pagina de Pulso Digital en Facebook, para estar al día con lo aquí publicado. 

Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino.

Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel.
En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha comprobado relación entre la conformación de esta…

El calor que congela

A medida que ascendemos por la atmósfera terrestre, la temperatura no disminuye de forma constante al aproximarse al espacio exterior. Al principio lo hace a un ritmo de 1°C cada 150 m, hasta alcanzar un promedio de —65°C a 18 km. Pero ahí, donde comienzan la estratosfera y la capa de ozono, la luz ultravioleta del Sol transforma el oxígeno en ozono. Esta reacción química produce calor y, por lo tanto, la temperatura se eleva otra vez paulatinamente, hasta alcanzar —3°C a una distancia de 50 km de la superficie de la Tierra. Ahí terminan la estratosfera y la capa de ozono. Más allá, el aire es tan ligero que el efecto del calentamiento ultravioleta es insignificante, y progresivamente se va enfriando hasta los 80 km, donde la temperatura baja a —90°C.
Pero en la ionosfera, que se inicia ahí y se extiende hasta 300 km, sucede un efecto muy extraño. Rayos ultravioleta de pequeña longitud de onda y rayos X provenientes del Sol penetran las moléculas de gas y despojan a los átomos de sus…