viernes, 18 de marzo de 2011

Separadores de libros con etiquetas de Coca Cola

En mi familia hay dos vicios bien identificados: la Coca Cola y la lectura. Viendo batallar a mi hijo al querer encontrar la página en la que se había quedado el día anterior, decidí fabricarle un separador de libros.

Aunque no creo que sean necesarias muchas explicaciones, les voy a dar algunos consejos. Antes que nada procura tener cuidado al momento de arrancarlas de la botella, ya que tienden a romperse, aunque no con facilidad. Como son muy largas, las corté justo al terminar el código de barras; ese tamaño me gusta más.

La primera etiqueta la pegué en una hoja de papel, pero el pegamento líquido la arrugó y no se veía bien, entonces utilicé pegamento en barra, pero presentaba pequeños grumos. En vez de ello, decidí enmicarlas, dejando un espacio en la parte superior, suficiente para hacer una perforación donde colocar un listón. Por último, procura redondear las esquinas con tijeras, ya que de lo contrario podrías cortarte.

La etiqueta de la Coca Cola “normal” es para mi hijo, la “de dieta” para mi papá (por lo de la diabetes, ja ja ja) y la de Delaware Punch no es para nadie… como sobraba espacio en la hoja de enmicar no quería desaprovechar material.

Separadores de libros con etiquetas de Coca Cola
Separadores de libros con etiquetas de Coca Cola

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada