miércoles, 4 de mayo de 2011

¿Cuándo se descubrieron las palomitas de maíz?

Tienen su origen en la América precolombina. Cuando los españoles llegaron a América, fueron recibidos por nativos que les ofrecían collares confeccionados con palomitas de maíz. Por ejemplo, en 1510, Hernán Cortés y sus hombres se quedaron sorprendidos por unos extraños amuletos que portaban en las ceremonias los sacerdotes aztecas. Los adornos estaban hechos con sartas de palomitas de maíz.

Esta gramínea se conoce en América desde hace 6,000 años. Los amerindios habían observado que sólo estallaban en la sartén los granos que contenían un cierta cantidad de agua. Hoy sabemos que el maíz ha de tener un 14 por 100 de agua para que por acción del calor se evapore y rompa la cáscara del grano. El resultado es una masa blanca y esponjosa que son las flores de maíz o palomitas.

Los indígenas las preparaban de tres formas diferentes: insertaban una mazorca en un palo y se tostaba al fuego; luego recogían los granos que estallaban. Otra técnica consistía en separar los granos y arrojarlos directamente al fuego. La tercera manera de hacer palomitas era poniendo al fuego una vasija con granos gordos de arena en su interior que, al calentarse, hacían estallar el maíz.

Las primeras máquinas especialmente concebidas para la fabricación de palomitas aparecieron en 1880. Y por supuesto que actualmente todos las preparamos en el microondas. Aunque a mi me siguen gustando más las de olla, con mantequilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada