martes, 14 de junio de 2011

¿Puede un auto funcionar con baterías AA?

Utilizamos las baterías en muchos objetos en nuestro entorno, desde los teléfonos celulares, los juguetes de radio control e incluso en las computadoras portátiles. Esos pequeños cilindros son en verdad asombrosos. Tu no puedes verlo, pero dentro de esa pequeña carcasa protectora ocurre una reacción química que es la causante de la generación de electricidad. Una batería proporciona un flujo de electrones, desde la terminal negativa hasta la terminal positiva, lo que resulta en una corriente eléctrica.

Sabemos que la electricidad es algo muy poderoso, y no se puede negar que cada año cobra mayor relevancia en la industria del transporte. Mientras que los autos eléctricos han existido desde que nació el automóvil mismo (si… es cierto), no es sino hasta hace poco tiempo que aparecieron los coches asequibles impulsados por electricidad, incluyendo, por supuesto a los híbridos, que funcionan tanto con gasolina como con electricidad. Pero las baterías que poseen siguen siendo voluminosas y muy costosas.

Ahora bien… volviendo a la pregunta. ¿Es posible que un auto funcione con baterías AA? De las mismas que puedes comprar en la tienda.

Una respuesta rápida es… SI. Por supuesto que es posible, pero no es algo que se ponga en práctica muy frecuentemente que digamos, debido a que las AA tienen una potencia muy baja. Una de esas baterías tan sólo genera 1.5 voltios de electricidad, comparada con una de un coche híbrido típico, el cual puede generar cerca de 300 voltios, lo suficiente para hacer funcionar un coche a velocidades relativamente bajas. Imagina entonces la cantidad de AA que se requieren. Imagina por un momento lo costoso que resultaría cambiarlas constantemente. En otras palabras… no resulta nada práctico usarla para ponerlas un el coche en el que vas diario a tu escuela o a tu trabajo.

Pero esas dificultades no han impedido a los ingenieros intentar el experimento.

Un entusiasta grupo de japoneses fue capaz de hacer funcionar un auto con baterías AA, y fue capaz de correr hasta los 120 kilómetros por hora. En el 2006, el fabricante de equipos electrónicos Panasonic se asoció con el Instituto de Tecnología de Tokio para crear un avión tripulado que funciona con baterías AA. El objetivo era entrar al libro de Records Guiness, pero al parecer, los aviones a baterías no estaban contemplados en ninguna categoría que ellos tomasen en cuenta.

Sin desanimarse, en el 2007 Panasonic se fijó una nueva meta: batir el record de velocidad en tierra para un coche impulsado por baterías secas. Y fue asó que la Panasonic Oxyride Speed Challenge comenzó. Se utilizaron poderosas baterías de 1.7 voltios, en vez de las de 1.5 (claro está), dichas baterías fueron fabricadas por la misma empresa.

El auto se construyó por ingenieros y estudiantes de la Universidad de Osaka Sangyo, y era un modelo muy diferente al que estamos acostumbrados a ver en la calle. De apenas 56 centímetros de altura, más bien parecía una bala aplastada con ruedas. Al verlo, no se puede dejar de pensar en un Hot Wheels gigante (por cierto, mi esposa me acaba de regalar el modelo del DeLorean – máquina del tiempo de la película Volver al Futuro. No, no los colecciono). El material de la “bala aplastada” es de fibra de carbono, por lo que no supera los 38 kilos.

El hecho de que el auto fuese pequeño se debe a que sólo de esa manera se puede mantener una considerable velocidad. Panasonic quería alcanzar los 104.6 kilómetros por hora, con la relativa poca potencia que les proporcionaba sus baterías AA, y para tal carrera, se utilizaron 192. Las baterías se colocaron justo detrás del piloto, quien, recostado sobre su espalda, hizo funcionar y maniobrar el coche. Su equipo de respaldo fue el encargado de colocar sobre él la carcasa de fibra de carbono.

¿Qué tan rápido corrió? Sorpréndete… tales baterías fueron suficientes para impulsar al piloto a una velocidad media de 105.95 kilómetros por hora, y a una velocidad máxima de 122 kilómetros por hora. Las baterías se quedaron sin energía mas o menos al recorrer 1,2 kilómetros, lo suficiente para romper, ahora si, un record Guiness.

Por lo que, mientras que no resulta práctico ir en un auto de éstos al trabajo, por el elevado costo que implicaría, Panasonic nos probó que tal idea descabellada es factible. Claro que, siempre y cuando se tenga el presupuesto y el personal para llevarla a cabo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada