lunes, 6 de junio de 2011

¿Qué pasaría si dejaras de pagar tus facturas?

No pagar las facturas en tiempo y forma puede afectar muy negativamente a tu clasificación de crédito. Pocas cosas se pueden hacer en la vida sin créditos, y mucho menos cuando la imagen crediticia es nefasta. La clave consiste en tener una buena clasificación, ya que te permite obtener un préstamo del banco para pagar los gastos académicos universitarios, comprar un coche nuevo o una nueva vivienda. En muchas empresas, es habitual verificar el crédito de los candidatos a empleados antes de ser contratados, para comprobar su grado de fiabilidad. Si constituyes un riesgo para el crédito, también lo constituirás para el empleo

Si en alguna ocasión has pagado una factura una vez vencida, habrás observado que incluye un recargo, y si te ha sucedido más de una vez con la misma compañía, de lo que no te habrás dado cuenta, o quizá ni siquiera sepas, es que además del cargo adicional, se ha notificado tu demora a una oficina de crédito. El procedimiento varía de una empresa a otra, pero de lo que no hay duda es de que dos pagos tardíos pueden dar lugar a una anotación en tu registro financiero permanente. Si demorarte ligeramente en el pago puede empañar de este modo tu clasificación crediticia, imagina lo que significa no pagar las facturas.

Tan pronto como existen fundadas evidencias de que no tienes la intención de pagar una factura, la compañía traslada esta información a una agencia recaudadora, que puede ser externa o una división dentro de la propia empresa. A continuación, los agentes empezarán a llamarte a tu domicilio, al trabajo e incluso a la casa de tus parientes si son capaces de localizar los números de teléfono. Si aun después de haber contactado contigo te niegas a pagar, la agencia recaudadora puede llevarte a los tribunales.

Afortunadamente, a menos que la agencia pueda demostrar que de algún modo actuaste de un modo fraudulento, no podrán mandarte a la cárcel inmediatamente. Recaerá una sentencia, y la agencia, en nombre y por cuenta de la compañía a la que debes el dinero, podrá emprender cualquiera de las acciones siguientes con el fin de recuperarlo:
  • Embargar tu salario (hasta un 50 %).
  • Embargar tus propiedades personales (automóviles, embarcaciones de recreo, joyas, etc.).
  • Embargar tus cuentas bancarias.
Aunque las disposiciones difieren de un estado a otro la agencia recaudadora podría incluso embargar tu vivienda. En la mayoría de los estados rige una exención en relación con la residencia del contribuyente, lo cual le permite conservar su propiedad siempre que no exceda de un determinado valor. Pero lo cierto es que estos límites son muy modestos. Si tu casa se valora por encima de los mismos, puedes verte obligado a abandonarla, en cuyo caso tu vivienda se venderá en pública subasta para contribuir al pago de la deuda Llegados a este punto, aun en el caso de que decidas cubrir la cantidad total de la deuda, no podrás evitar que el incidente quede registrado en tu informe crediticio durante un período de siete a diez años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada