miércoles, 8 de junio de 2011

Ya que se puede comprar una parcela en la Luna ¿a quién se le paga el permiso de construcción?

Si piensas que esta es una cuestión extraordinaria, te sorprenderá la respuesta... porque resulta que todo ese asunto de compra venta de terreno lunar es un potencial campo minado, en lo que a la ley se refiere. He aquí el porque.

En la década de los 60s (del siglo XX), cuando se demostró que los viajes espaciales eran factibles, los norteamericanos y los rusos pudieron ponerse de acuerdo en tan sólo una cosa: que ningún país debe ser el poseedor de la luna... por si no lo recuerdas, o si eres muy joven para saberlo, hubo un tiempo en que los norteamericanos temían que los rusos llegaran antes que ellos.

Con este fin, se realizó un Tratado del Espacio Exterior, firmado en 1967. Sin embargo, un norteamericano llamado Dennis M Hope, se dio cuenta de un vacío legal en dicho tratado: mientras que ningún país podía ser el poseedor de la Luna, no había nada escrito sobre sobre de si un individuó podía poseer un pedazo para si. Fue así que el 22 de noviembre de 1980, presentó una declaración de propiedad, o más bien, el derecho exclusivo de administrar los derechos legales de un pedazo de la Luna, y, de hecho, de todos los planetas y de sus respectivos satélites.

Si piensas que el tipo está loco... puede que ser cierto, pero con ello se ha hecho rico.

Así que de manera inteligente, dividió a la superficie iluminada de la Luna en acres cuadrados, y el muy listo y previsor realizó un tratado con la Marina de los EEUU para que uno de sus satélites fotografiara la Luna y de esa manera proporcionarle a sus clientes una prueba visual de lo que habían adquirido.

Llamo a su negocio "La embajada Lunar" y hay "embajadores" por todo el mundo. Por unos cuantos dólares te venden tu pedazo de Luna y te dan documentos en los que se certifica que puedes explotar los recursos minerales que ahí existan, hasta en por 3 kilómetros de profundidad.

Si le preguntas a un abogado sobre si esto es legal... después de que termine de reírse te podrá indicar que el asunto está lleno de complicaciones. Ya que aún suponiendo que los documentos que el tal Dennis sean válidos contra cualquier demandante terrícola, no se sabría que hacer en aso de que otro habitante de la galaxia le interpusiera una querella (mi mujer me dice que en todo caso sería una denuncia... y ella sabe más de leyes que yo)

¿Aceptarían los xenomorfos (los aliens pues) nuestra jurisdicción? Y de no ser así ¿Quién sería el juez o entidad mediadora? Mientras que no nos pongamos a discutir el asunto, no hay ni para dónde voltear en busca de una solución satisfactoria. Y mientras tanto, dar un bonito regalo consistente en una foto y un certificado no suena a mala idea.

Sitio de la embajada lunar: http://www.lunarembassy.com/
Mapa Lunar de la Marina de los EEUU: http://www.nrl.navy.mil/clm/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada