domingo, 3 de julio de 2011

¿Hay animales homosexuales?

El término homosexual, con las connotaciones afectivas que posee entre los humanos, no puede aplicarse a ninguna otra especie animal. Sin embargo, en algunas de ellas, sus especímenes, sobre todo los machos, mantienen actitudes con los individuos del mismo sexo que bien podrían encuadrarse dentro de lo que entendemos por prácticas de carácter homosexual.

Es entre los primates donde más conocido y estudiado resulta este comportamiento. En el seno de una gran familia de simios existe un riguroso orden jerárquico cuyo punto culminante ocupa el jefe de la manada. Este precisa marcar su dominio sobre los demás machos de manera constante. Aquéllos normalmente huyen de sus acometidas, sin que las escaramuzas trasciendan más allá de simples amenazas. Pero en ciertas ocasiones, cuando el macho de rango inferior es acorralado, vuelve su espalda al líder y le muestra su inflamada y rojiza región anogenital, en una actitud claramente receptiva, igual que si de una hembra en celo se tratase. El macho dominante simula entonces el acoplamiento, al tiempo que su agresividad resulta aplacada, Se trata, por lo tanto, de un comportamiento de relación social más que de tipo homosexual.

Hay otros animales, como los lobos y cánidos que durante la infancia realizan el acto sexual con sus hermanos de la misma camada. En este caso, tampoco se trata de una conducta sexual, sino de una interacción social de aprendizaje. Existe, por último, una complicada estrategia reproductora que desarrollan algunos grupos de peces tropicales hermafroditas, como los serránidos y los lábridos. Esta consiste en la facultad de las hembras para transformarse en machos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada