Ir al contenido principal

¿Por qué no nos comemos a las ardillas?

De seguro ya han visto algún capítulo de Man vs Wild. En el primer episodio que yo vi, Bear Grylls, el protagonista de dicho programa, destazaba un camello y pasaba la fría noche del desierto dentro de los restos de ese animal. Esa serie nos ha deleitado constantemente con escenas en donde la alimentación consiste en los manjares más insospechados. 

Yo no he sido tan intrépido como Bear, pero si he comido gusanos, hormigas y hasta chapulines… pero no he comido ardilla; y supongo que tu tampoco… supongo.

Básicamente, las ardillas son ratas con buenas relaciones públicas. No nos comemos a esas ratas de árbol porque podríamos contagiarnos de la rabia, o de cualquiera de las otras enfermedades que portan, y que incluso se pueden contagiar por el simple contacto con la piel. Ahora que, estoy siendo injusto, porque lo anterior sólo aplica a las ardillas urbanas y suburbanas.

Las ardillas campiranas están bien, siempre y cuando seas tu el que las atrapes, y no se te ocurra comerte una que te encuentres muerta. Una vez que hayas matado la que te vas a comer, quítale la cabeza y las patas. A continuación, sácale todos los órganos internos y, lo que te quede – esto es muy, muy importante – lávalo con agua y vinagre. Ahora si, puedes cocinarla como si se tratase de pollo.

… y me dices a qué sabe.

Comentarios

Tal vez te interese:

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor.
¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo al correo pulsodigital@gmail.com
Te invito a que te suscribas a la pagina de Pulso Digital en Facebook, para estar al día con lo aquí publicado. 

Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino.

Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel.
En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha comprobado relación entre la conformación de esta…

Cómo organizar los cables de los aparatos electrónicos de forma decorativa