jueves, 18 de agosto de 2011

Cómo tener una disquera independiente

Al principio es un sueño de todos aquellos a los que les gusta la música, sin embargo, hay que tener muy claro que al final de cuentas es un negocio.

Paso uno... la idea.

Lo primero es tener el concepto claro de tu futura disquera, es decir, el nombre y los géneros musicales que vas a cubrir. Después de tener listo este detalle, debes acudir a la Secretaría de Hacienda para darte de alta y registrar tu empresa. Acto seguido, pregunta como vas a facturar... si no lo haces, ¿cómo piensas cobrar?

El lugar.

No insistas, tu recámara no puede ser el centro de operaciones de tu sello independiente. Busca un lugar cómodo, no es necesario que sea enorme, en donde puedas colocar los equipos de cómputo, líneas telefónicas comerciales, los muebles de oficina y a tus colaboradores. Dependiendo del dinero que inviertas será en gran medida la forma y el tiempo en el que lo recuperes con tu esfuerzo y dedicación.

Cada quien a lo suyo.

Por más chingón que te sientas, no podrás salir adelante tu solo; contrata a un equipo de colaboradores, a los cuales podrás asignar las diferentes tareas claves: dirección comercial, crédito y cobranza, administración, recursos humanos, ventas... recuerda que alguien tiene que ser el responsable de cobrar y paga, otro de los contratos, de los asuntos legales... no todo es hacer música. Por otra parte estarán los encargados de la producción, que se encargan de realizar los discos y, finalmente, los de mercadotecnia, quienes promueven el material.

La materia prima.

Muy bien,ya estás instalado y listo para trabajar, pero te hace falta algo muy importante: grupos y cantantes. Para ello, necesitas tener una buena oreja y escuchar muchos demos, que de seguro te lloverán, y bandas en vivo para encontrar a las siguientes estrellas. Cuando al fin te decidas por una o varias agrupaciones, debes enviarlas a un estudio para que demuestren sus aptitudes musicales. Mientras tanto, tienes que ocuparte del proceso creativo, es decir, el arte y el concepto que acompañan al disco.

La maquila.

Entre más discos mandes a hacer, más barato será el costo por unidad. Tienes que sopesar la calidad del CD, de la impresión de la portada y el costo del diseño. Ahora bien, también puedes optar por un formato digital, lo cual deja más rendimientos al no tener que gastar en materiales y traslado de los discos.

La distribución.

Tus creaciones ya están listas para conquistar al mundo musical. La misma compañía que se encargó de llevar los discos a la bodega, puede llevarlos a la promotora musical para su exhibición. Pero no todo es tan fácil, porque para que pueda estar en una tienda debes contar con un catálogo de al menos 15 discos, de lo contrario nunca podrás salir al mercado. Después de tener ese número mínimo de artistas, se necesita un pedido por escrito por parte de la tienda. El producto se pondrá a prueba durante 90 días, durante los cuales, si no se vende, te lo regresarán íntegro. Por el contrario, si es un éxito, recibirás las primeras ganancias.

La promoción.

Quizás la parte más importante, el trabajo de mercadotecnia será visitar las estaciones de radio para que programen a tus artistas, enviar boletines y material a los medios escritos y digitales, promover entrevistas, apariciones en la televisión, en fin... hacer que sea más conocidos que la nieve e vainilla. Si todo sale bien, espero que nos envíes material para publicarlo en el blog.

1 comentario: