Ir al contenido principal

Donde los sueños se toman en serio

Al dormir, se pierde todo contacto con el mundo exterior y se ingresa al reino onírico. Aun quienes consideran importantes sus sueños, por lo general sólo les atribuyen un significado simbólico. Pero miembros de la tribu zandé, de Sudán, Zaire y República Centroafricana, creen que lo experimentado al soñar son hechos reales.

Para los zandé, los sueños placenteros son profecías de buenos acontecimientos, mientras que los desagradables son presagio de enfermedades e implican un encuentro con brujerías. Creen que todas las desgracias, en particular las enfermedades y la muerte, son obra de los espíritus de brujas en busca de almas inocentes. Cuando un miembro de la tribu se duerme, su alma se separa del cuerpo y puede vagabundear. Pero las brujas también dejan sus almas rondar durante el sueño. Si los dos espíritus se encuentran, luchan. Este enfrentamiento es lo que los zandé interpretan como hecho real.

Quien tiene un mal sueño debe consultar a un adivino, que le ayuda a identificar al brujo o la bruja causante de los pensamientos perversos, para poder conjurar la brujería.

Los miembros de la tribu elgon, en la frontera de Kenya con Uganda, también hacen mucho caso de los sueños. Carl Jung, psicólogo suizo del siglo xx que dedicó gran parte de su vida al estudio de la interpretación de los sueños, convivió algunos meses con esta tribu. Le satisfacía sobremanera observar cómo la interpretación que esta tribu daba a los sueños confirmaba su teoría de que hay dos clases de sueños: los de carácter personal y los que tienen naturaleza colectiva.

Jung observó que los elgon distinguían entre sueños "grandes" y "pequeños". Si un elgon tenía un sueño que sólo lo afectaba a él, o sea uno "pequeño", era insignificante. En cambio, si era un sueño "grande", uno que pareciera tener una repercusión más extensa en toda la comunidad, como sería la premonición de sequía, se reunían todos los miembros de la tribu a escucharlo y discutir qué medidas deberían tomarse.

¿Sabías que...?

La gente de Alemania y Transilvania una vez compartió la creencia de que dormir con la boca abierta era peligroso. Temían que el alma del durmiente se escapara por ahí en forma de ratón y fuese dañada en sus viajes. En consecuencia, si el alma quedaba impedida permanentemente para regresar, el durmiente jamás despertaría.

Comentarios

Tal vez te interese:

Mapa de la República Mexicana con nombres y división política

Haz click sobre la imagen para descargar el mapa en un tamaño mayor.
¿Necesitas algún material escolar? No dudes en pedirlo al correo pulsodigital@gmail.com
Te invito a que te suscribas a la pagina de Pulso Digital en Facebook, para estar al día con lo aquí publicado. 

Cómo leer las líneas de la mano

Primero identifica las líneas: 1 – Vida, 2 – Cabeza, 3 – Corazón, 4 – Cinturón de venus, 5 – Del Sol, 6 – De Mercurio, 7 – Del destino.

Aunque no se ha determinado el origen de la quiromancia (lectura de manos), se cree que se practica en la India y China desde el año 3000 a.C. Considerada una pseudociencia por carecer de un método que compruebe sus resultados es, sin embargo, uno de los métodos adivinatorios más populares. Éste lo lleva a cabo un quiromántico, que 'analiza' ambas palmas de las manos, tanto las líneas como los múltiples detalles que se hallan en esta área de piel.
En las personas diestras, la mano izquierda corresponde a las predisposiciones heredadas (más no genéticas), y la derecha a todos aquellos rasgos únicos del individuo que permiten sugerir el futuro (en el caso de los zurdos es al revés). Aunque se ha relacionado la forma de la mano y la textura de las huellas digitales con algunos síndromes, no se ha comprobado relación entre la conformación de esta…

El calor que congela

A medida que ascendemos por la atmósfera terrestre, la temperatura no disminuye de forma constante al aproximarse al espacio exterior. Al principio lo hace a un ritmo de 1°C cada 150 m, hasta alcanzar un promedio de —65°C a 18 km. Pero ahí, donde comienzan la estratosfera y la capa de ozono, la luz ultravioleta del Sol transforma el oxígeno en ozono. Esta reacción química produce calor y, por lo tanto, la temperatura se eleva otra vez paulatinamente, hasta alcanzar —3°C a una distancia de 50 km de la superficie de la Tierra. Ahí terminan la estratosfera y la capa de ozono. Más allá, el aire es tan ligero que el efecto del calentamiento ultravioleta es insignificante, y progresivamente se va enfriando hasta los 80 km, donde la temperatura baja a —90°C.
Pero en la ionosfera, que se inicia ahí y se extiende hasta 300 km, sucede un efecto muy extraño. Rayos ultravioleta de pequeña longitud de onda y rayos X provenientes del Sol penetran las moléculas de gas y despojan a los átomos de sus…