sábado, 3 de septiembre de 2011

¿Las personas en el Viejo Oeste se tiroteaban en la calle como lo hacen en las películas?

Si y no. Los hombres se disparaban unos a otros, públicamente y a sangre fría, como una manera de expresar su dolor, su enojo, sus frustraciones y su borrachera… de hecho, muchos lo siguen haciendo en la actualidad.

Pero… salvo contadas excepciones, los duelos cinematográficos en los que el bueno y el malo se enfrentan cara a cara en una calle polvorienta es puro mito. Lo que si es cierto y resultaba más común, era que abundaba quien sacaba se arma sin la menor advertencia de por medio y comenzaba a disparar, ya sea por enojo o venganza. Los hombres del Viejo Oeste eran muy susceptibles y se enfurecían ante la menor provocación.

Esa forma de ser, ocasionaban que ante la menor ofensa y sobre todo cuando estaban borrachos, iniciaban una pelea en los saloons; durante el zafarrancho aparecían las armas y era probable que alguien saliera de ahí en forma de cadáver.

El enfrentamiento más Hollywoodense fue el tiroteo entre Jim Levy y Charlie Harrison (hasta los nombres pareces sacados de una novela de vaqueros de Marcial Lafuente), en Wyoming, Discutieron por un problema de cartas en el saloon de Frenchy y acordaron reunirse en la calle para resolver el asunto. El evento fue bien documentado y fue muy parecido a lo que puedes ver en las películas… dos hombres frente a frente que tenían que ser rápidos al sacar su arma de fuego.

Y aunque no es un duelo propiamente…. La escena que más me gusta es la del final de El Bueno, el malo y el feo.