sábado, 15 de octubre de 2011

Extendiendo la vida útil de las pertenencias

Todo lo bueno tiende a acabarse. Tus pertenencias sufren de deterioro y por más que quieras algún día dejarán de funcionar. Lo mejor que puedes hacer es cuidarlas para que te duren mucho, pero mucho más.

La batería del reloj.

Si no vas a utilizar tu reloj durante algún tiempo, abre el mismo y quítale la batería. Pero no lo hagas continuamente porque puedes maltratarlo.

La cartera.

Todos los daños que sufre tu cartera son derivados de la acción que sufre al sentarte sobre ella una y otra vez. Es una buena opción ponerla en otros sitios, como en la bolsa de la chamarra o en el saco. De esta manera podrás duplicar su vida, especialmente si utilizas jeans. La mezclilla es para la piel, lo que una roca puede ser para las tijeras.

Tu loción.

Si quieres que dure su efecto más allá de la hora del almuerzo, haz más que ponértela sobre la ropa. Aplícatela sobre el pecho, antebrazos y cuello también. También puedes colocar tarjetas con tu perfume en la bolsa de la camisa, solo evita que pones después para evitar las manchas. Antes de aplicarla, humedécete la piel ya que si esta seca retiene menos la fragancia.

La manopla de beisbol.

Procura que nunca, por ningún motivo se moje, ya que puede romper o cuartear el cuero. Al jugar, utiliza un guante debajo, de los delgados que dejan transpirar, para que evites en lo posible que tu sudor la estropee. Además, cada temporada aplícale un acondicionador para piel semejante al que se pone a los tenis cuando son nuevos, eso hace que la piel se mantenga humectada.

La máquina de correr.

Si tu aparato de ejercicios para correr es electromecánico, compra un par de zapatos para correr que utilices exclusivamente al utilizarla. De tal manera evitaras que el polvo entre  y dañe su mecanismo.

El olor agradable del coche.

Coloca naranjas frescas dentro del auto, limón o rodajas de lima durante un par de días. Absorberán los olores emitidos con su esencia cítrica y mejorará el olor del auto sin necesidad de rociar un desodorante. Evita fumar o tomar bebidas alcohólicas dentro del mismo.

Los calcetines.

Voltéalos hacia afuera antes de cada lavada. Esto puede preservar su color y evitar que se jalen y se maltraten. Procura utilizar uno diferente cada día de la semana para evitar el desgaste prematuro.

El cabello.

Algunas veces es inevitable perder el cabello. Las situaciones de stress pueden acabar con él  sin piedad, pero par que sigas luciendo una cabellera sana y brillante es recomendable alejarte de los productos que adelgazan el cabello, así como de los rayos directos del sol o el chorro directo del agua. Esto puede debilitarlo, es mejor no lavarlo a diario y aplicarle productos para fortalecerlo por lo menos cada 10 días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada