viernes, 14 de octubre de 2011

¿Perdiste la conexión a Internet? ¿Y ahora qué hacer?

Para muchos de nosotros, Internet es la fuente primordial de recreación, y además, es un elemento esencial para nuestro trabajo. No importa cómo o que tanto lo utilicemos, esperamos que siempre esté disponible.

Pero cuando no tenemos, o no podemos, disponer de la conexión a la red, la angustia y la desesperación se apodera de los nosotros (si, de los adictos a Internet). Estamos tan acostumbrados a estar en línea que pareciera que no podemos llevar una vida normal en el mundo de verdad.

No poder conectarse puede generar depresión y desesperación. Por lo que es muy importante recordar que no debemos depender de los bytes para nuestra felicidad y productividad. Que podemos realizar muchas actividades que no involucren estar conectados con el resto del mundo; todo es cuestión de redescubrirlas, siempre han estado ahí.

Puede ser que mientras andabas navegando por la red, te hayas topado con un buen libro listo para ser descargado (Ojo, me refiero a los de licencia Creative Commons), lo guardaste y es justo cuando te quedas sin que el momento justo para leerlo ha llegado. O bien, si ya has leído uno muy bueno, tal vez sea hora de darle otra oportunidad y redescubrir su contenido; quien sabe, puede ser que incluso sea la fuente de inspiración de un buen artículo.

Ahora que también puedes contactar con tus amigos. A menos que todos tus “amigos” sean entes del Facebook o del Twitter. Pero no es a esa clase de amigos a los que me refiero. Olvídate un momento de tus conocidos con @ y llama por teléfono a los que vivan a un en la misma ciudad que tú, y reúnete con ellos en algún lugar.

¿Recuerdas esa revista en papel de la que sólo leíste los encabezados? Pues ahora es cuando puedes desmenuzarla palabra por palabra y descubrir su contenido. Y si no tienes alguna a la mano, pues ve a comprar una, de preferencia de alguna temática diferente a lo que acostumbras, de tal modo que te pueda dar una nueva perspectiva.

Puedes también ponerte a limpiar tu equipo. Y es que ahora que no lo estás utilizando es el momento ideal para desconectarlo por completo y limpiar el polvo que ha acumulado. Y ya entrados en materia, limpia todo el área que lo rodea.

Ahora que lo ideal sería desfragmentar el disco duro. Es altamente recomendable que cada cierto tiempo, dependiendo del uso que le des a tu equipo, que le des cierto mantenimiento. Elimina todos los archivos temporales y permite que se desfragmente por completo. Cuando vuelva el Internet tendrás una maquina más eficiente.

O puedes irte a caminar o a correr. Quiero decir, no es necesario que te auto hipnotices viendo como se desfragmente el disco duro; ve a pasear, a menos claro que el clima no lo permita. Pero si es posible, anda y respira aire fresco, así matarás dos pájaros de un solo tiro.
Juega un juego… pero no en la computadora. No hay mucho que decir, de seguro tienes un ajedrez o una baraja. Invita a quien tengas cerca a jugar contigo y gánales.

Y si no quieres salir de casa, pues escribe. ¿Recuerdas un rectángulo blanco que se llama papel?, ve y toma algunos y ponte a escribir. Un artículo, un pensamiento, un poema, una novela o un cuento, no importa. ¿O que te parece hacer un dibujo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada